Madre Tierra, ¿prodigio musical o poder de hierro? El enigma de Christine McVie | Cristina McVie

Según una nota escrita a mano que Stevie Nicks publicó en las redes sociales el miércoles, los compañeros de banda de Christine McVie en Fleetwood Mac ni siquiera sabían que estaba enferma hasta días antes de su muerte. “Quería estar en Londres; Quería ir a Londres”, se lamentó Nicks. «Pero me dijeron que esperara».

Es una historia triste, pero de alguna manera parece muy Christine McVie. Dio la impresión de ser inequívocamente modesta y discreta mientras desempeñaba un papel esencial en una de las bandas de rock más exitosas de la historia, manteniendo una visión notablemente lúcida de sus fortalezas y defectos: descartó rotundamente los dos últimos álbumes que hizo con el grupo. Behind the Mask de 1990 y Time de 1995, como «terrible». Parecía navegar a través de la telenovela que era Fleetwood Mac de mediados a finales de los 70, una masa abrasadora de relaciones personales fallidas, egoísmo y excesos llenos de cocaína, con tal grado de serenidad que Nicks comenzó a llamarla Madre Tierra. De alguna manera, logró la hazaña no insignificante de parecer estar a una distancia de la locura del grupo mientras que en realidad estaba en el centro de la misma.

En Rumours, que vendió 45 millones de copias en 1977, mientras Nicks y su ex pareja Lindsey Buckingham escribían una canción divertida tras otra sobre el colapso de su sociedad, cada uno culpando al otro, McVie ofreció Don’t Stop, instando a su ex marido, el bajista John McVie, para ver el lado positivo de su reciente divorcio. Se podría decir que fue fácil para ella decirlo, considerando que ella no era la que tenía que subir al escenario todas las noches escuchando a su ex cantar un himno a su nueva pareja (You Make Loving Fun de McVie). No obstante, la canción sugería que su autor poseía un temperamento notablemente diferente al de las personas que escribieron Dreams o Go Your Own Way. «Nunca ha sido más melodramático que Stevie y Lindsey», explicó más tarde.

Quizás sea más exacto decir que McVie sigue siendo una figura extrañamente enigmática, incluso después de décadas en el centro de atención. Detrás de la burla de sí misma y la magnífica ternura de su voz, debe haber sido bastante dura. Debió tomar cierta determinación establecerse como una mujer en el mundo rico en testosterona del renacimiento del blues británico de finales de los años 60, pero Christine Perfect, como era entonces, lo logró. Cuando ganó el premio a la Vocalista Femenina del Año de la revista Melody Maker en 1969, señaló que no estaba exactamente sobrecargada de competencia: «En realidad solo estábamos Julie Driscoll, Sandy Denny y yo en ese momento, no había otras mujeres. ”

Christine Perfect al piano en 1968 con Chicken Shack.Christine Perfect (como era entonces) en 1968 con Chicken Shack. Fotografía: Pictorial Press Ltd/Alamy

Fue un comentario típicamente modesto que, sin embargo, dice mucho sobre el entorno en el que dejó su huella por primera vez. Con la cabeza vuelta por la música de Fats Domino, ya había tocado en una banda de blues en la escuela de arte cuando uno de sus ex miembros la invitó a emprender una carrera como escaparatista y a unirse a su nueva banda, Chicken Shack, en 1967. Aunque más tarde dijo que no sabía lo que estaba haciendo, «no fue algo natural y no tenía confianza en mí misma», contribuyó con un puñado de canciones a sus dos primeros álbumes, 40 Blue Fingers Freshly Packed de 1968. y ¿Listo para servir y OK Ken? de 1969, y cantó la voz principal en su mayor éxito, una inquietante versión de I’d Rather Go Blind de Etta James, en la que se negó audazmente a disfrazar su acento inglés.

Además, parecía tener su propio estilo de composición desde el principio. Escuche When the Train Comes Back de 1968, la primera canción publicada por la que recibió crédito como escritora en solitario. Está muy bien escrito en el lenguaje del blues: «tienes otras 20 esposas y sabes que otra no serviría», pero cualquiera que esté familiarizado con Rumors o Tusk encontraría algo extrañamente familiar en él: hay una melancolía agridulce en su melodía que se siente claramente Mc Vie. Es lo mismo con Wait and See, de su álbum en solitario de 1970 Christine Perfect, al que más tarde llamó «bonito ron». No es un gran salto mental imaginarlo encajando en un álbum de Fleetwood Mac de mediados de los 70, arreglado y producido de manera diferente: si no sería un punto culminante, tampoco sería completamente conmovedor.

La sensación de que, contrariamente a sus protestas, McVie sabía lo que estaba haciendo se reforzó cuando se convirtió en miembro de Fleetwood Mac. El grupo parece haberle pedido que se uniera por pura necesidad. Asistió a las sesiones de Kiln House de la década de 1970 como la nueva esposa de John McVie, desempeñando el papel que las esposas de las estrellas de rock solían desempeñar en ese momento: «garabatear, cocinar y fumar mucha marihuana», como ella lo expresó, pero Fleetwood Mac fue claramente luchando sin su ex líder, Peter Green, y McVie estaba allí. Ella tuvo un impacto inmediato, sobre todo porque parecía haber descubierto dónde estaba su futuro musical mucho antes que nadie más.

When the Train Comes Back de McVie, grabado por Chicken Shack

Los álbumes de principios de los 70 de Fleetwood Mac fueron mixtos: el sonido de una banda que no está muy segura de qué hacer a continuación. Pero cada vez que McVie se encarga de escribir las canciones, puedes distinguir los rumores en forma de embrión. De manera reveladora, Spare Me a Little of Your Love de 1972 permaneció en su set en vivo mucho después de que Nicks y Buckingham se unieran a la banda. Y habla de la determinación de McVie de quedarse con Fleetwood Mac durante esos años de escasas ventas, cambios en la alineación y falta de interés general (se alcanzó una especie de nadir con el lanzamiento de Heroes Are Hard to Find en 1974, cuando su gerente envió un mensaje falso versión de la banda en una gira por Estados Unidos, alegando que él era dueño de su nombre). Pero tal vez aguantó porque podía adivinar un destino potencial.

Mucho antes de que Fleetwood Mac se fuera del Reino Unido a Los Ángeles, las canciones de McVie estaban tocadas por el sol de la Costa Oeste. La sabiduría convencional y las ventas de discos podrían sugerir que reclutar a Buckingham y Nicks revitalizó radicalmente a la banda, pero vale la pena señalar que la canción que anunció la llegada de Fleetwood Mac 2.0 fue Warm Ways o Over My Head, según el país en el que vivieras. ejemplos de McVie haciendo lo que había estado haciendo durante años: mejor producido, sin duda, y beneficiándose de la maravillosa mezcla de voces que McVie, Buckingham y Nicks cantaron en armonía, pero todavía identificable de inmediato como el trabajo de la mujer que había escrito. Guárdame un poco de tu amor.

Recibe noticias musicales, reseñas audaces y extras inesperados. Cada género, cada época, cada semana

Aviso de privacidad: los boletines pueden contener información sobre organizaciones benéficas, anuncios en línea y contenido financiado por terceros. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad. Usamos Google reCaptcha para proteger nuestro sitio web y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.Christine McVie: una mirada retrospectiva a los grandes éxitos de la estrella de Fleetwood Mac - obituario en videoChristine McVie: una mirada retrospectiva a los grandes éxitos de la estrella de Fleetwood Mac – obituario en video

Así como McVie se había mantenido firme durante el caos de Fleetwood Mac a principios de los 70, se mantuvo firme en medio de la agitación personal que envolvió a la banda una vez que las ventas despegaron. Hubo las consecuencias amargas y aparentemente interminables de la separación de Nicks y Buckingham; una salvaje experimentación musical alimentada por el deseo de seguir el movimiento new wave de finales de los 70; una adicción a las drogas tan paralizante que Nicks luego afirmó no recordar una gira completa de cuatro meses; momentos en que todos los demás en la banda parecían perdidos o sin inspiración. Pero McVie siempre se presentó a las sesiones del álbum con un puñado de canciones fantásticas.

Sus contribuciones a Tusk de 1979 equilibran y anclan sus momentos más distantes, ya sean increíblemente dulces y reconfortantes (Over and Over y Brown Eyes) o suavemente vinculados a sus raíces de blues, como en Think About Me. Mirage es el álbum menos apreciado de Fleetwood Mac’s. iteración exitosa, pero hay muy pocas dudas sobre la calidad de Only Over You de McVie, un excelente tributo a su ex novio, Beach Boy Dennis Wilson, o su majestuoso álbum más cercano Wish You Were Here (escrito con Colin Allen). Las sesiones de Tango in the Night de 1987 fueron, a todas luces, horribles: Buckingham desterró a Nicks y Mick Fleetwood a una Winnebago estacionada fuera del estudio, horrorizados por el estado en el que se encontraban; La bebida de John estaba tan fuera de control que más tarde comenzó a sufrir convulsiones relacionadas con el alcohol y, sin embargo, McVie lanzó el incomparable Everywhere y Little Lies (coescrito con Eddy Quintela), dos multiplatino.

De izquierda a derecha: Mick Fleetwood, Stevie Nicks, Lindsey Buckingham, Christine McVie y John McVie, todos sonriendo ampliamente, alrededor de 1975.De izquierda a derecha: Mick Fleetwood, Stevie Nicks, Lindsey Buckingham, Christine McVie y John McVie, alrededor de 1975. Fotografía: GAB Archive/Redferns

La formación de Fleetwood Mac que grabó Tango in the Night nunca hizo otro álbum. Comprensiblemente desanimada por los siguientes Behind the Mask y Time, atenazada por el miedo a volar y ansiosa por regresar al Reino Unido, McVie dejó la banda en 1998. Lanzó un álbum en solitario, In the Meantime, en 2004, el primero en 20 años. . , pero ella nunca había parecido terriblemente interesada en una carrera en solitario. Ella dice que «no era mi bolso en absoluto, me gusta estar en una banda», aunque su composición nunca cayó por debajo de cierto nivel.

Mucho mejor fue su álbum colaborativo homónimo de 2017 con Lindsey Buckingham, hogar de su Carnival Begin maravillosamente atmosférico. Ahora que McVie estaba de gira con Fleetwood Mac nuevamente (se unió en 2014), la creencia general era que la calidad del álbum Buckingham-McVie era un buen augurio para una reunión a gran escala. Pero no: Buckingham fue despedido del grupo y continuaron de gira con miembros de reemplazo.

A principios de este año, McVie concedió varias entrevistas para promocionar una colección de su trabajo en solitario. Ella fue tan humilde y discreta como siempre, haciendo todo lo posible para desacreditar al menos parte de la mitología en torno a la banda. «Nos reímos mucho», dijo secamente, «entre episodios de melancolía y suicidio». También dijo enfáticamente a cualquiera que le preguntara que no extrañaba estar en Fleetwood Mac o hacer música. Leyendo entre líneas, tenías la sensación de que McVie era muy consciente de que la música que hacía era impermeable a las modas cambiantes y muy influyente: en la nota de tributo que escribió. Publicada en Instagram, Nicks citó algunas palabras de Haim, simplemente uno de una variedad de artistas jóvenes audiblemente bajo su hechizo, y que, comprensiblemente, piensa que ha logrado más que suficiente en esta área. Pero característicamente, ella era demasiado modesta para decirlo en voz alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *