Exposición de la Tate para explorar los vínculos de la galería con la trata de esclavos en el Caribe | Tate Brittany

Las instituciones británicas deben asumir la responsabilidad de su historial de beneficiarse de la esclavitud, dijo el curador de una nueva exposición histórica de arte caribeño-británico en Tate Britain.

Life Between Islands: Caribbean-British Art 1950: ahora presenta a artistas que trabajan en cine, fotografía, pintura, escultura y moda. Incluyen los de ascendencia caribeña, así como los inspirados en el Caribe, como Ronald Moody, Sonia Boyce, Claudette Johnson y Steve McQueen.

David A Bailey, el comisario de la exposición y miembro del British Black Arts Movement, el movimiento de arte político radical fundado en 1982, ha dicho de muchas maneras que explora el turbulento pasado de Tate Britain.

Vanley Burke, Hombres jóvenes en un columpio en Handsworth Park 1984.Vanley Burke, Hombres jóvenes en un balancín en Handsworth Park 1984. Fotografía: cortesía de Vanley Burke Archives

La colección original de Tate fue fundada a fines del siglo XIX por el industrial Sir Henry Tate, quien hizo su fortuna como refinador de azúcar, un oficio indisolublemente ligado al trabajo esclavo en el Caribe.

«Intenta pensar en la cuestión del museo y sus responsabilidades en el clima del siglo XXI, especialmente los museos que tienen una historia muy agitada en torno al mecenazgo», dijo Bailey. “Resurgió en torno al tema de la posesclavitud y la industria azucarera, que se menciona en algunas de las obras del programa.

“Para mí, una de las cosas que deben hacer nuestras instituciones es asumir la responsabilidad de estos temas y reflexionar sobre el legado de estos elementos en el futuro. «

La exposición comienza con artistas de la generación Windrush que llegaron a Gran Bretaña en la década de 1950 y explora el Movimiento de Artistas del Caribe, un grupo informal de diseñadores que incluye a Paul Dash y Althea McNish, cuyos diseños textiles tropicales modernistas se inspiraron en el paisaje caribeño.

Cartera Black Panther, de Neil Kenlock en 1970.Cartera de Pantera Negra, por Neil Kenlock en 1970. Fotografía: © Cortesía de Neil Kenlock Archive

El ascenso del movimiento Black Power en Gran Bretaña se ilustra en obras como las fotografías de Horace Ové de Stokely Carmichael y las carteras de Black Panther de Neil Kenlock. La exhibición también incluye una nueva versión de The Front Room de Michael McMillan, una reconstrucción de un interior ficticio de la década de 1970, que evoca el papel de la casa como un espacio seguro para reuniones sociales en una era de prejuicios generalizados.

Otras obras del movimiento de artes negras de los años setenta y ochenta retratan las luchas sociales y políticas que enfrenta la comunidad caribeña-británica. Territories of Isaac Julien muestra el conflicto entre los juerguistas del carnaval y la policía, mientras que Death Walk de Denzil Forrester rinde homenaje a Winston Rose, quien murió bajo custodia, y el foto-collage Go West Young Man de Keith Piper conecta la esclavitud transatlántica con la demonización mediática de los jóvenes negros. hombres. .

Horace Ové Stokely Carmichael pronuncia un discurso sobre el Poder Negro en el Congreso de Dialéctica de la Liberación, Round House, Londres en 1967.Horace Ové Stokely Carmichael pronuncia un discurso de Black Power en el Congreso de Dialéctica de la Liberación, Round House, Londres en 1967. Fotografía: © Horace Ové / Cortesía de Horace Ové Archives

Estos son temas con los que la compañía todavía está lidiando hoy, dijo Bailey. “Las grandes potencias europeas tienen una historia poscolonial. Están surgiendo diferentes generaciones y este bagaje se cuida y resurge. Nunca se irá.

La exhibición también celebra la cultura caribeña-británica, desde el reggae y el dub hasta los carnavales anuales. Cuenta con artistas que han surgido más recientemente en la escena, como la diseñadora de moda Grace Wales Bonner y la fotógrafa Liz Johnson Artur, que trazan el desarrollo de la escena de la música grime.

Jah Shaka, de Denzil Forrester en 1983.Jah Shaka, por Denzil Forrester en 1983. Fotografía: © Denzil Forrester

Bailey dijo que la exhibición ha estado en proceso desde 2015, cuando Alex Farquharson, director de Tate Britain, se le acercó. Con las conversaciones sobre el impulso del antirracismo a raíz del movimiento Black Lives Matter de 2020 y los esfuerzos en curso para repatriar los artefactos saqueados a su lugar de origen, ahora era el momento perfecto para esta exhibición, declaró.

“Es un momento para que nuestros espacios nacionales piensen en lo que están tratando de hacer. «

Esperaba que la exposición atrajera a comunidades nuevas y diversas a la Tate Britain, mientras que los visitantes normales «ahora verán una sensibilidad diferente en torno al arte británico».

«La librería Tate está inundada de libros de la época», agregó. «Cuando íbamos a la universidad, podíamos nombrar, por un lado, el número de libros [by Black writers and artists] al que podríamos referirnos. Ahora hay tantos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.