Sentencia del tribunal allana el camino para las primeras ejecuciones en Papúa Nueva Guinea en casi 70 años | Papúa Nueva Guinea

[ad_1]

Una decisión del tribunal nacional de Papúa Nueva Guinea allanó el camino para las primeras ejecuciones del país en casi 70 años.

Los 14 presos condenados tienen la opción de apelar a un comité designado por el gobierno para obtener el indulto, pero si eso falla, las ejecuciones se llevarán a cabo en espera de una decisión del comité sobre el método de ejecución más apropiado.

Se produce después de un tribunal de cinco órdenes temporales de la Audiencia Nacional que habían suspendido las penas de muerte.

Los 14 hombres fueron condenados por delitos, incluidos asesinato y violación. En 2015, 13 de ellos fueron condenados a muerte tras agotar todos sus recursos.

Los presos siempre pueden pedir perdón. Un comité asesor compuesto por cinco personas: un abogado, un médico con experiencia en psiquiatría, un miembro del parlamento, un ministro de religión y una persona con experiencia en trabajo comunitario, considerará sus solicitudes.

La última ejecución en Papua Nueva Guinea tuvo lugar en noviembre de 1954 en Port Moresby. Papua Nueva Guinea abolió la pena de muerte en 1970, pero la reintrodujo en 1991, aunque no ha habido ejecuciones desde la reintroducción.

En 2013, Papua Nueva Guinea adoptó medidas para reactivar la pena de muerte y, al mismo tiempo, modificó la ley para incluir penas más severas para ciertos delitos.

Luego, el gobierno solicitó a la Comisión de Reforma Legislativa Constitucional que informara sobre el método de ejecución más adecuado.

La comisión visitó países con experiencia en la pena de muerte, incluidos Estados Unidos, Malasia, Indonesia, Tailandia y Singapur para brindar asesoramiento al gobierno.

Tras el informe de la comisión, el gabinete aprobó el ahorcamiento, el pelotón de fusilamiento y la inyección letal.

El entonces primer ministro Peter O’Neill dijo que «el nivel de estos delitos graves en nuestra comunidad, especialmente los delitos de naturaleza sexual y los asesinatos, es inaceptable. El comportamiento atroz lo perpetran unos pocos, pero el país en su conjunto está sufriendo. Debemos actuar ahora para proteger a la mayoría Las leyes propuestas son duras pero necesarias, debemos enfrentar una situación que está destruyendo nuestro país.

Pero muchos en Papúa Nueva Guinea todavía están en contra de la pena de muerte.

El secretario general de la Conferencia de Obispos Católicos de Papúa Nueva Guinea y las Islas Salomón, el padre Giorgio Licini, dijo: “En lo que respecta a la Iglesia católica, recientemente ha excluido, en su más alto nivel, cualquier apoyo, justificación, aprobación de la pena de muerte en todas las circunstancias.

[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *