Junta birmana acusada de crímenes de lesa humanidad seis meses después del golpe | Birmania

[ad_1]

Human Rights Watch acusó a la junta militar de Myanmar de crímenes contra la humanidad cuando pequeños grupos de manifestantes cumplieron seis meses desde que las fuerzas armadas tomaron el poder.

Grupos de estudiantes universitarios viajaron en motocicletas el sábado en la segunda ciudad más grande del país, Mandalay, ondeando banderas rojas y verdes, diciendo que rechazaban cualquier posibilidad de conversaciones con los militares para negociar un regreso al gobierno civil.

«No hay negociación en una vendetta», decía un cartel.

El ejército birmano tomó el poder el 1 de febrero del gobierno civil encabezado por la premio Nobel Aung San Suu Kyi.

Human Rights Watch, con sede en Nueva York, dijo que la violenta represión de las fuerzas armadas contra las protestas golpistas y las detenciones de opositores incluyó torturas, asesinatos y otros actos que violan las convenciones de las organizaciones humanitarias internacionales.

«Estos ataques a la población constituyen crímenes de lesa humanidad cuyos autores deben ser llevados ante la justicia», dijo Brad Adams, director para Asia del grupo.

El sábado, el portavoz de los oficiales militares, Zaw Min Tun, no pudo ser contactado para responder a las acusaciones de Human Rights Watch.

El grupo activista de la Asociación para la Asistencia a los Presos Políticos dice que al menos 6,990 personas han sido arrestadas desde el golpe. El grupo afirma que las fuerzas armadas mataron a 939 personas, un número exagerado según los militares.

El ejército ha calificado de terroristas a sus oponentes y ha dicho que su toma de posesión cumplía constitucionalmente.

[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *