«Se acercan los días más oscuros»: los periodistas de Myanmar sufren a manos de la Junta | Birmania

Cuando un ciclón barrió la Bahía de Bengala el 24 de mayo, el periodista estadounidense Danny Fenster, de 37 años, contempló el cielo desolado cerca de la ventana de una terminal en el Aeropuerto Internacional de Yangon.

Durante un tiempo, la amenaza de que los militares birmanos capturaran a los extranjeros en el aeropuerto fue real, pero después de ver a periodistas internacionales salir del país a salvo en abril, el nativo de Michigan estaba más preocupado por la confusión.

Había llegado a Myanmar dos años antes, cuando el país estaba lleno de esperanzas por su floreciente democracia. Se marchaba en un momento de violencia y miedo inducidos por un golpe militar. Pero Fenster, quien mantuvo un perfil bajo al editar historias para Frontier Myanmar, estaba emocionado de llegar a Chicago y sorprender a sus padres, mientras continuaba con su papel como editor del famoso medio.

El personal del aeropuerto le entregó equipo de protección Covid-19, completo con bata y red de pesca, y le envió un mensaje de texto a su esposa, Juliana Silva, de 37 años, a las 9:16 a.m., prometiendo tomarse una tonta selfie. Seis minutos después, un mensaje de texto apresurado: las fuerzas de seguridad se lo llevaban.

«No es una broma», escribió. «Se van a derrumbar pronto».

Después de otros tres mensajes inconclusos, su campamento se quedó en silencio. Silva no ha podido contactarlo desde entonces. “Nunca imaginamos que eso le pasaría a él”, dijo Silva. «Estos 11 días sin noticias han sido una pesadilla».

Muchos periodistas birmanos se encuentran escondidos o han logrado huir del país, aunque la mayoría continúa cubriendo los crímenes de la junta, que incluyen el asesinato de al menos 842 civiles, según el grupo activista Asociación Asistencial a presos políticos. Desde que Min Aung Hlaing asumió el poder, Reporteros sin Fronteras ha registrado las detenciones de 86 periodistas y, al 26 de mayo, 49 de ellos siguen detenidos.

Aung Kyaw de la Voz Democrática de Birmania (DVB) y Zaw Zaw, periodista independiente de Mizzima, son los últimos periodistas en ser sentenciados. Un tribunal de una prisión del sur de Myanmar los condenó el miércoles a dos años de prisión por incitación y difusión de noticias falsas. Mizzima dijo que Zaw Zaw fue uno de los seis miembros del personal arrestados desde el golpe.

Fenster está detenido en la prisión de Insein en Yangon, un infame complejo de tortura que ha estado repleto de disidentes desde que los militares tomaron el poder de un gobierno electo el 1 de febrero. No se le permitió ver a un abogado ni a visitantes, incluidos los funcionarios consulares.

Cuando Bryan Fenster, de 39 años, fue informado de la detención de su hermano, «lo peor fue tener que llamar a mi mamá ya mi papá», dijo. “Me lo guardé intencionalmente para mí durante 10 minutos. Me los imaginaba levantándose de la cama, tomando un café; eran 10 minutos menos lo que necesitaban saber.

Periodista estadounidense Danny Fenster
Periodista estadounidense Danny Fenster Fotografía: Reuters

Fenster estaba tratando de salir de un país donde el periodismo estaba prohibido en todo menos en el nombre. Periodistas encarcelados por hacer su trabajo bajo la administración derrocada de Aung San Suu Kyi, pero el régimen del dictador Min Aung Hlaing ha sofocado tanto a la prensa libre que los miembros de los medios fingen otros trabajos para encubrir su ocupación.

Prohibir dos canales de noticias independientes fue una de las primeras acciones del general, seguida de una advertencia a los medios locales de no usar «palabras equivocadas» como golpe y etiquetar a los militares de «junta» o «régimen». Poco después, el régimen revocó las licencias de publicación de cinco medios de comunicación con sede en Yangon y otros en todo el país. Los soldados allanaron las salas de redacción, incluida Kamayut Media, cuyo cofundador Nathan Maung, el otro ciudadano estadounidense de la prisión de Insein, fue arrestado durante una redada el 9 de marzo. Según los informes, fue torturado.

Maung fundó un periódico semanal para inmigrantes birmanos en Tailandia. Luego se mudó a los Estados Unidos, donde estudió en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y luego fundó Kamayut Media en 2012 con dos amigos.

Estados Unidos reiteró su preocupación por la detención de Fenster y Maung el jueves y nuevamente pidió su liberación. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que los funcionarios consulares realizaron una visita virtual con Maung el 24 de mayo y trataron de visitar a Fenster, pero la junta no permitió el acceso.

La seguridad no está garantizada ni siquiera para los periodistas que logran escapar. Tres periodistas de la DVB que ingresaron ilegalmente a Tailandia enfrentan la deportación luego de que un tribunal los sentenció a un año de libertad condicional y los multó con 4.000 baht ($ 128) cada uno, dijo Nadthasiri Bergman, abogada de la Fundación para el Desarrollo de los Derechos Humanos.

Un camión cisterna se quema después de que los rebeldes lo incendiaran en el estado de Shan de Myanmar el mes pasado.
Un camión cisterna se quema después de que los rebeldes lo incendiaran en el estado de Shan de Myanmar el mes pasado. Fotografía: KACHINWAVES / AFP / Getty Images

Las vidas del trío podrían estar en peligro si son enviados a casa, dijo el abogado, una posibilidad bien entendida por periodistas experimentados como Moe Myint, de 32 años, quien dejó de dormir en su casa el primer día del golpe de estado. Ya en el radar del ejército debido a una entrevista con un rebelde étnico en 2020, dice que su peor pesadilla es ser secuestrado por soldados por la noche, torturado hasta la muerte, y luego llamar a su esposa para recuperar el cadáver.

«El ejército o cualquier partido político gobernante en Myanmar ve a los periodistas como sus enemigos, no como el cuarto pilar de la democracia», dijo Moe Myint, quien huyó de Yangon después del registro de la oficina de Mizzima, una de sus empleadores el 9 de marzo.

Mientras su esposa y su hijo de dos años se refugiaban en otro lugar de Myanmar, Moe Myint se unió a otro periodista en un tenso viaje al territorio de la Unión Nacional Karen (KNU), un grupo étnico armado que lucha por una mayor autonomía en la frontera con Tailandia. .

Se afeitó la cabeza y usó anteojos, pasando por los puestos de control militares hasta que llegaron al área a fines de marzo. Un mes después, se fue a un lugar no revelado, solo unos días antes de que el ejército, conocido como Tatmadaw, desplegara ataques aéreos mortales donde permaneció aparentemente en respuesta a un ataque terrestre por parte de la KNU. De regreso en Yangon, su apartamento fue registrado el 1 de mayo.

“Mi madre estaba sola en casa”, dice. “Soldados armados destruyeron la puerta principal y registraron algunos documentos, pero no pudieron encontrar nada porque ya los habíamos movido. «

Para contrarrestar la propaganda militar de Corea del Norte, Moe Myint dice que los medios locales dependen en gran medida de los periodistas autónomos y ciudadanos, y deberían pagarles en consecuencia. El régimen regresó al aislamiento observado durante las décadas de dictadura militar de 1962 a 2011, reintroduciendo un consejo de censura y un consejo de prensa de afiliados a la junta, dijo. «Se acerca una nueva ofensiva y los días más oscuros para los medios birmanos», agregó.

«Una banda de ladrones y asesinos»

Esta opinión la comparte Cherry Htike, de 39 años, editora en jefe de la agencia de noticias Tachileik, un medio del estado de Shan prohibido por la junta. Su equipo informa a diario sobre la represión, los bombardeos y otra información local vital, pero pagan un alto precio. Los soldados los siguen con la esperanza de pillar desprevenido a un colega. Lo lograron el 13 de mayo cuando un reportero gráfico fue arrestado después de regresar de una casa segura a su propia casa.

«Me preocupo por la seguridad de mi equipo y mía cada segundo», dijo. “Ahora la incertidumbre es parte de nuestra vida. «

Los anunciantes desaparecieron tras el golpe, que la editorial atribuye al temor a represalias militares por su vinculación con los medios de comunicación. «Estamos usando nuestro fondo de emergencia y ayuda, pero no sé cuánto tiempo podremos sobrevivir», dijo.

Ahora en fuga, Cherry Htike recibe palabras de apoyo de su hermana radicada en Estados Unidos, una periodista que huyó del antiguo régimen en 2008. También desconfía de la opinión pública, que, aunque abrumadoramente se opuso a ella desde el golpe, ha ya se volvió contra los periodistas independientes. Dos periodistas de Reuters, por ejemplo, fueron etiquetados como traidores por la mayoría de las personas, según el relato militar, y encarcelados en diciembre de 2017 por investigar el asesinato de 10 hombres y niños musulmanes rohingya por parte de las fuerzas de seguridad y civiles budistas en el estado de Rakhine.

Para los periodistas que han optado por seguir trabajando desde dentro del país, la vida es un campo minado de peligro y sospecha. Un periodista, cuya identidad fue retenida por sensibilidades, esperaba que el golpe fuera malo «pero la situación se ha vuelto tan mala como puede ser», dijo.

Vio cómo las protestas masivas de febrero en Yangon se convertían en un baño de sangre y sus colegas se quitaron los cascos de prensa para evitar ser atacados por las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes antigolpistas huyen de las fuerzas militares durante una manifestación en Yangon en marzo.
Los manifestantes antigolpistas huyen de las fuerzas militares durante una manifestación en Yangon en marzo. Fotografía: AP

Trasladó a su esposa y su hija pequeña a un nuevo vecindario, donde se hace pasar por un técnico en computación. Cambió sus jeans y zapatillas por un longyi tradicional para evitar llamar la atención, y las partes de la cámara están escondidas en su lonchera cuando intenta pasar los puntos de seguridad en áreas de resistencia.

Su esposa renunció a su trabajo en un estudio de radiodifusión después de que Tatmadaw se hiciera cargo de él y ahora él es el único sostén de la familia, dice. Su hija perderá otro año de escuela después de la pandemia, debido a la violencia y al boicot del sistema educativo bajo la junta.

“Todo fue arruinado por este loco, estúpido y descarado golpe militar”, dijo. “Nuestras vidas no están seguras; necesitamos preocuparnos el uno por el otro mucho más que nunca. El ejército de la junta ya no es un ejército, es solo una banda de ladrones y asesinos liderada por su gángster, Min Aung Hlaing.

Aún así, el periodista está decidido a quedarse en Myanmar y seguir informando. Otros civiles toman las armas con la convicción de que se necesita un futuro infernal, una guerra civil a gran escala, para dar paso a un camino más brillante: sacar a los militares del poder, de una vez por todas.

Encarcelada, clandestina o con una doble vida, la prensa birmana no se hace ilusiones. “Los medios de comunicación aquí morirán si continúan gobernando”, dijo.

Deja un comentario