Homicidios de la policía de Uganda reconstruidos con imágenes de teléfonos móviles Uganda

Un solo camión que transportaba a ocho policías fue responsable de un tiroteo masivo en el centro de la capital de Uganda, Kampala, en noviembre del año pasado, en el que al menos cuatro personas murieron y muchas otras resultaron heridas, según una encuesta de BBC Africa Eye.

Los disparos fueron parte de una represión de las protestas en Kampala tras el arresto del líder de la oposición Robert Kyagulanyi, un cantante convertido en político conocido como Bobi Wine, que estaba haciendo campaña como candidato presidencial que se llevó a cabo dos meses después.

Más de 50 personas murieron y cientos resultaron heridas por las fuerzas de seguridad y la policía durante dos días en la capital y otros lugares. El presidente Yoweri Museveni ganó un sexto mandato en las urnas, que los políticos de la oposición han calificado de fraudulento.

Los funcionarios inicialmente dijeron que las víctimas eran criminales y alborotadores violentos, antes de admitir que personas inocentes habían muerto después de ser alcanzadas por «balas perdidas».

Las imágenes publicadas en las redes sociales mostraban a la policía de Kampala disparando indiscriminadamente a personas en edificios con vistas a las protestas y a hombres no identificables vestidos de civil, que se cree que eran guardias de seguridad, disparando armas automáticas. Más de 350 personas han sido arrestadas, dijo la policía.

La investigación de BBC Africa Eye, que se dará a conocer el lunes, reconstruye el asesinato de cuatro personas en Kampala Road, así como la muerte de un niño de 15 años y las lesiones graves de dos mujeres en otras partes de la capital. El análisis de más de 300 videoclips de teléfonos celulares y las entrevistas con más de 30 testigos sugieren fuertemente que todos fueron asesinados a tiros por la policía o los soldados y que ninguno estuvo involucrado en actividades criminales o manifestaciones criminales.

Las autoridades ugandesas admitieron que el vehículo identificado en la investigación era un patrullero de la policía, pero dijeron que no tenían información que lo relacionara con un fuego indiscriminado.

Des vidéos et des photographies sur téléphone portable montrent le camion de patrouille passant à quelques mètres de Kamuyat Ngobi, une mère de 28 ans, mère de quatre enfants, qui s’est effondrée et est décédée d’une seule balle dans la tête quelques secondes más tarde. Se escucha un disparo en las cintas cuando el camión de la policía la pasa.

Una imagen tomada de imágenes analizadas por BBC Africa Eye, que muestra a Kamuyat Ngobi rodeado.
Una imagen tomada de imágenes analizadas por BBC Africa Eye, que muestra a Kamuyat Ngobi rodeado. Fotografía: BBC

Ngobi se ganaba la vida cocinando y vendiendo comida a negocios locales y había hecho una entrega a una tienda local momentos antes de que la mataran. Las imágenes de su cuerpo ensangrentado muestran platos de comida triturados que le llevó a su abuelo en un edificio cercano.

«Si alguna vez veo a la persona que disparó a Kamuyat, les pediré que también me disparen a mí». Lo que más me duele es que nunca la volveré a ver ”, dijo Zikaye Takumala, su madre.

El mismo vehículo policial continuó por Kampala Road, pasando por un restaurante donde dos personas resultaron heridas a tiros. Después de caminar otros 60 metros, pasó junto a John Amera, un padre de dos hijos de 31 años y vendedor de teléfonos celulares que recibió un disparo en el pecho y murió. La siguiente víctima fue Abbas Kalule, de 23 años, quien recibió un disparo en la parte superior del muslo y murió en el hospital cuatro días después. El camión de la policía luego giró hacia el noreste y pasó a John Kitobe, que había venido a Kampala a cambiar dinero. El contador jubilado de 72 años fue asesinado a tiros en el cuello.

Abbas Kalule
Abbas Kalule, quien fue asesinado a tiros en Kampala Road y murió cuatro días después. Fotografía: BBC

Durante el minuto que duró el tiroteo, hubo barricadas en llamas en el camino a Kampala, pero ninguna de las víctimas pareció estar involucrada de ninguna manera en las protestas.

BBC Africa Eye también analizó un video que muestra un rodaje de dos hermanas, Shakira Nyemera y Shamim Nabirye, en Jinja Road en Kampala el mismo día. Las mujeres se ven entre un pequeño grupo de habitantes locales que se refugian de los disturbios en una calle lateral y vigilan la carretera. Pasa un convoy, se escucha al menos un disparo y las dos mujeres se desploman. Ambas mujeres sobrevivieron, pero los médicos no pudieron salvar a los tres trillizos por nacer de Nabirye. “Perdí a mis hijos y los amaba”, dijo.

Otra imagen de BBC Africa Eye destaca las armas utilizadas por las personas a bordo de la camioneta patrulla.
Otra imagen de BBC Africa Eye destaca las armas utilizadas por las personas a bordo de la camioneta patrulla. Fotografía: BBC

Las autoridades ugandesas dicen que no tienen registro de dos mujeres asesinadas a tiros en Jinja Road, y dijeron que el incidente no fue informado a la policía.

La investigación también incluye nueva evidencia en el caso de Amos Ssegawa, un niño de 15 años que regresaba a casa con su madre, Hajarah Nikitto, cuando le dispararon en la cara. Testigos presenciales dijeron que Amos fue asesinado por soldados ugandeses que disparaban desde un vehículo militar. El adolescente fue trasladado de urgencia al hospital, pero fue declarado muerto al llegar.

“Fueron los soldados quienes dispararon contra mi hijo”, dijo Nikitto.

Las autoridades ugandesas confirmaron que su hijo fue asesinado el 19 de noviembre, pero nuevamente atribuyeron su muerte a una bala perdida. Un portavoz del gobierno dijo a la BBC que las víctimas inocentes serán compensadas, pero la verificación lleva tiempo.

Las ubicaciones de la filmación colocadas en una imagen de satélite de Kampala.
Las ubicaciones de la filmación colocadas en una imagen de satélite de Kampala. Fotografía: BBC

Durante los disturbios de noviembre, la brigadier Flavia Byekwaso, portavoz militar, describió «una situación de guerra» que significaba que el ejército «tenía que desplegarse».

Museveni, que ha estado en el poder desde 1986, admitió haber fortalecido la seguridad antes de las elecciones mediante el despliegue de fuerzas especiales que «mataron a algunas» personas. él describió como terroristas.


Deja un comentario