Etiopía: 1.900 personas muertas en masacres en Tigray identificadas | Noticias del mundo

Cerca de 2.000 personas muertas en más de 150 masacres cometidas por soldados, paramilitares e insurgentes en Tigray han sido identificadas por investigadores que estudian el conflicto. Las víctimas mayores tenían 90 años y las más jóvenes eran bebés.

Las identificaciones se basan en informes de una red de informantes de la provincia norteña de Etiopía dirigida por un equipo de la Universidad de Gante en Bélgica. El equipo, que ha estado estudiando el conflicto en Tigray desde que estalló el año pasado, ha cotejado los informes con testimonios de familiares y amigos, informes de los medios y otras fuentes.

Cette liste est l’un des documents publics les plus complets sur les massacres de civils pendant la guerre et augmentera la pression internationale sur le Premier ministre éthiopien, Abiy Ahmed, qui a affirmé que de nombreux rapports d’atrocités étaient exagérés ou fabriqués de toutes monedas.

Abiy lanzó una ofensiva militar en noviembre para «restaurar el estado de derecho» en Tigray al derrocar al Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), el entonces partido político gobernante en la provincia, luego de un ataque sorpresa contra una base del ejército federal.

La ofensiva fue declarada exitosa después de que el liderazgo del TPLF evacuara su bastión en Mekelle, la capital provincial, y se instalara una administración interina leal a Addis Abeba.





Tropas etíopes de patrulla en Tigray



Tropas etíopes de patrulla en Tigray. Fotografía: Baz Ratner / Reuters

Sin embargo, las masacres y la violencia contra civiles han continuado desde entonces, mientras las fuerzas federales y sus aliados luchan contra los insurgentes. Los enfrentamientos han tenido lugar en los últimos días alrededor de la ciudad de Selekleka, en una carretera clave en el centro de Tigray.

Veinte de las masacres enumeradas por el equipo, definidas como incidentes en los que murieron al menos cinco personas, ocurrieron en el último mes. Incluyen el asesinato de alrededor de 250 civiles en tres días en Humera, una ciudad de gran importancia económica y estratégica en el extremo oeste de Tigray, donde se ha informado de la limpieza étnica de las comunidades locales.

Hace ocho días, soldados eritreos que buscaban a presuntos insurgentes del TPLF mataron a 13 personas en Grizana, una aldea a 50 millas al suroeste de Mekelle en una zona donde se produjeron intensos combates. Las víctimas incluyeron a tres hombres en la cincuentena, varias mujeres, un joven de 15 años y otro de dos años.

El profesor Jan Nyssen, un geógrafo que dirigió la encuesta y que ha pasado décadas viviendo y trabajando en Tigray, dijo que la investigación fue «como un memorial de guerra».

Dijo: “No se debe olvidar a estas personas y estos crímenes de guerra se deben investigar… La lista debe mostrar la magnitud de lo que está sucediendo. Sabemos que hay muchos más, pero… conocemos los nombres y circunstancias de esas 1.900 personas.

La lista de víctimas identificadas se estableció después de más de 2.000 llamadas telefónicas, incluidas alrededor de 100 entrevistas en profundidad con testigos. La liste complète des victimes que l’équipe a compilée à partir de publications sur les réseaux sociaux et d’autres sources s’élève à plus de 7000. Les principaux résultats de la recherche basés sur les informations ont été publiés jeudi, et les noms fueron publicado en Twitter.

Los investigadores encontraron que solo el 3% de las víctimas identificadas habían muerto en ataques aéreos o por artillería. La mayoría fueron asesinados a tiros en ejecuciones sumarias durante registros o masacres organizadas como la de Aksum, en la que se dice que murieron 800 personas, o en la ciudad de Mai Kadra, donde 600 murieron en actos violentos atribuidos a milicias leales. .





Personas que huyeron de la violencia en el refugio de Aksum en la universidad de la ciudad.



Personas que huyeron de la violencia en el refugio de Aksum en la universidad de la ciudad. Fotografía: Baz Ratner / Reuters

Más del 90% de las víctimas identificadas eran hombres. De los incidentes en los que se puede determinar con seguridad la culpa, los soldados etíopes parecen haber sido responsables del 14% de los asesinatos, las tropas eritreas que lucharon junto a las fuerzas federales el 45% y los paramilitares irregulares de la vecina provincia de Amhara, el 5%. Los testigos culparon a los soldados etíopes y eritreos que operaban juntos en el 18% de los casos.

Tim Vanden Bempt, uno de los investigadores, dijo que la lista de asesinatos del equipo no incluía a los perpetradores, ya que la información a menudo era incompleta.

“Aún se desconocen muchas cosas. Hay muchos incidentes de los que no podemos determinar qué parte es responsable en este momento. Entonces, por ejemplo, es posible que haya dos o tres masacres cometidas por combatientes alineados con el TPLF, pero no podemos decir eso con certeza ”, dijo.

Abiy reconoció públicamente la posibilidad de crímenes de guerra en Tigray por primera vez el mes pasado. Dijo a los parlamentarios que a pesar de la propaganda exagerada de «TPLF» … los informes indican que se han cometido atrocidades en la región de Tigray «.

Dijo que la guerra era «algo malo» y prometió que los soldados que violaran a mujeres o cometieran otros crímenes de guerra serían responsables.

Los funcionarios eritreos han calificado las acusaciones de atrocidades cometidas por sus soldados como «mentiras escandalosas».

Los funcionarios de ayuda han dicho que un número cada vez mayor de personas podría morir de hambre en Tigray. Madiha Raza, del Comité Internacional de Rescate, visitó recientemente la provincia y dijo que las condiciones eran espantosas.

“La situación en las zonas rurales es la peor. Se saquearon centros médicos, escuelas, hospitales, bancos y hoteles. Las personas que entrevisté habían escuchado varios informes de redadas y muertes de civiles. Los animales de granja y los cereales se queman o destruyen y se utilizan tácticas de miedo durante todo el conflicto ”, dijo Raza.





Centro de salud saqueado en Debre Abay, Tigray



Un centro de salud saqueado en Debre Abay, Tigray. Fotografía: AP

Hay persistentes acusaciones de violaciones generalizadas de los derechos humanos, incluida una ola de agresiones sexuales. Se han reportado más de 500 casos de violación en cinco clínicas en Tigray, anunció la ONU el mes pasado. Es probable que las cifras reales sean mucho más altas debido al estigma y la falta de servicios de salud, dijo.

Selam, una agricultora de 26 años, huyó de su casa en la ciudad central de Korarit con su esposo e hijos y cientos más a mediados de noviembre «porque las fuerzas especiales de Amhara estaban golpeando y matando gente». La familia caminó durante un mes para ponerse a salvo.

“Vimos muchos cadáveres en nuestro viaje … Vi a muchas mujeres violadas frente a mis ojos. Cinco o más soldados violarían a cada mujer. Algunas de ellas fueron dadas por muertas por la cantidad de hombres que las violaron ”, dijo.

Otros testigos describieron a adolescentes con «huesos rotos después de haber sido violadas por 15 o 16 hombres cada una». Recientemente se han instalado cercas de metal en la Universidad de Mekelle para proteger los albergues juveniles que albergan a estudiantes mujeres.

El embajador de Etiopía ante la ONU, Taye Atskeselassie Amde, dijo la semana pasada que su gobierno se tomaba muy en serio las denuncias de violencia sexual y había desplegado una misión de investigación.

En una grabación filtrada de una reunión el mes pasado entre diplomáticos extranjeros y el general del ejército etíope Yohannes Tesfamariam, describió el conflicto en Tigray como una «guerra sucia» y los civiles como indefensos.

La autora principal del informe de Gante, la Dra. Sofie Annys, dijo que sus mapas y base de datos se actualizarán periódicamente.


Deja un comentario