EE. UU. Eleva las sanciones de la administración Trump contra el fiscal principal de la CPI | Corte Penal Internacional

Estados Unidos ha levantado las sanciones y la prohibición de viajar impuesta por la administración de Donald Trump al primer fiscal de la Corte Penal Internacional, pidiendo una relación más cooperativa.

El exsecretario de Estado Mike Pompeo impuso el año pasado sanciones y negó visas a la fiscal saliente Fatou Bensouda después de que abrió una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por personal militar estadounidense en Afganistán.

El tribunal de La Haya enfureció aún más a Estados Unidos al abrir una investigación sobre presuntos crímenes de guerra en los territorios palestinos por parte de Israel, un aliado estadounidense que rechaza la autoridad del tribunal.

El sucesor de Pompeo, Antony Blinken, dijo que Estados Unidos continúa «en total desacuerdo» con las medidas.

«Creemos, sin embargo, que nuestras preocupaciones sobre estos casos se abordarían mejor mediante la participación de todas las partes interesadas en el proceso de la CPI en lugar de mediante la imposición de sanciones», dijo Blinken en un comunicado.

Dijo que se estaban levantando las sanciones y prohibiciones de visado contra Bensouda y su personal.

«Estoy convencida de que esta decisión marca el inicio de una nueva etapa en nuestro compromiso común de luchar contra la impunidad» por los crímenes de guerra, dijo Silvia Fernández de Gurmendi, titular de la Asociación de Estados Partes de la CPI, en un comunicado de prensa.

La fiscal nacida en Gambia dimitirá en junio y será reemplazada por el abogado británico de derechos humanos Karim Khan, quien ahora puede iniciar su proceso sin la carga de las sanciones inminentes.

Estados Unidos no se ha unido a la CPI, que comenzó a operar en 2002 después de que suficientes países ratificaron el tratado que lo creó, diciendo que la corte podría usarse para enjuiciamientos por motivos políticos contra tropas y funcionarios estadounidenses.

Pero la eliminación de las sanciones fue la última señal de que la administración Biden tenía la intención de volver al redil multilateral. La administración Trump había excluido descaradamente a Estados Unidos de muchas instituciones y acuerdos internacionales y criticó severamente a otros, incluida la CPI, por considerarlos defectuosos y contrarios a los intereses estadounidenses.

Desde que Biden asumió el cargo, su administración se unió a la Organización Mundial de la Salud, volvió a comprometerse con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, volvió al acuerdo climático de París y el viernes comenzó las conversaciones para volver al acuerdo nuclear con Irán. Trump se había retirado de los cinco.

Los grupos de derechos humanos aplaudieron el viernes a Biden por rechazar las sanciones de Trump, pero pidieron a Biden que vaya más allá, apoye el trabajo de la corte y haga de Estados Unidos un país miembro.

Se impusieron dos rondas de sanciones a Bensouda y al jefe de la jurisdicción del tribunal, Phakiso Mochochoko, la primera fue una prohibición de viajar a Bensouda en marzo de 2019, luego, 18 meses después, una congelación de todos los activos que ella y Mochochoko podrían detener en los Estados Unidos o los Estados Unidos. jurisdicciones. La segunda ronda también hizo que dar a la pareja «apoyo material» fuera una ofensa potencialmente punible.

Deja un comentario