Ferry asegura a 1.200 supervivientes de la masacre de Isis en Mozambique | Mozambique

Un barco que transportaba a 1.200 sobrevivientes de un ataque mortal de insurgentes vinculados al Estado Islámico en el norte de Mozambique llegó a un lugar seguro en el puerto de Pemba, algunos de ellos llorando al llegar después de pasar días escondidos en Bush.

Los socorristas estaban en el puerto dando comida a los que desembarcaban del ferry, mientras que la policía y los soldados controlaban multitudes de personas encantadas de ver a los familiares rescatados en el ataque que comenzó la semana pasada en Palma, dijo un reportero de Reuters en el puerto.

Según los informes, muchas personas se dispersaron en un bosque denso o intentaron escapar en bote, dijeron los trabajadores humanitarios.

Conmovida, Mariamo Tagir al llegar en el ferry dijo a Reuters TV que pasó siete días en el monte, llorando todos los días. “No sé dónde está mi hijo. Es muy doloroso «, dijo Tagir. «La situación es realmente mala, muchos muertos».

Los insurgentes islamistas han estado cada vez más activos en la provincia circundante de Cabo Delgado desde 2017, aunque no está claro si tienen un objetivo unificado o por qué están luchando.

El distrito donde se encuentra Palma es adyacente a proyectos de gas natural por valor de (£ 43 mil millones) $ 60 mil millones. Es el hogar de unas 110.000 personas, según estimaciones de las Naciones Unidas, más de 40.000 de las cuales se han refugiado allí después de huir de los ataques en otros lugares.

El gobierno de Mozambique ha confirmado decenas de muertos en Palma, incluidos al menos siete muertos cuando militantes emboscaron a vehículos que intentaban escapar del Hotel Amarula. Se confirma que un sudafricano ha muerto a causa de esto.

El ciudadano británico Philip Mawer, desaparecido desde el ataque, probablemente también murió en el incidente, dijo su empleador RA International en un comunicado en nombre de su familia, y agregó que se encontró un cuerpo que coincidía con su descripción, pero no se identificó formalmente. «La familia está devastada por la pérdida», se lee en el comunicado.

Las operaciones militares estaban en marcha el miércoles, según imágenes filmadas por el canal de noticias local TVM, que mostraban a soldados llevando granadas propulsadas por cohetes y rifles al área, junto con refuerzos que llegaban en helicóptero.

«No puedo decir en este momento que tenemos todo el pueblo bajo control», dijo en el video el portavoz del ejército, Chongo Vidigal, y agregó que las fuerzas de seguridad estaban presentes en el área del puerto.

Reuters no ha podido verificar de forma independiente las cuentas de la ciudad. La mayoría de las comunicaciones se cortaron después de que comenzara el ataque el 24 de marzo. Las llamadas telefónicas al gobierno de Mozambique y a los funcionarios de seguridad no recibieron respuesta el jueves.

Los grupos de ayuda creen que el ataque desplazó a decenas de miles de personas. Cientos, incluidos muchos trabajadores extranjeros, fueron evacuados por vía aérea.

El miércoles por la tarde, un rastreador de la Agencia de las Naciones Unidas para las Migraciones mostró que más de 8.100 personas habían sido desplazadas, casi la mitad de las cuales eran niños. Alrededor del 20% había llegado a Pemba, la capital provincial de Cabo Delgado, y otros a los distritos de Mueda, Montepuez y Nangade en otras partes de la provincia. Sin embargo, el alcance de las pérdidas y el desplazamiento sigue siendo incierto.

El ferry, organizado por la compañía energética francesa Total en coordinación con el gobierno de Mozambique y la ONU, atracó alrededor de las 8 a.m. hora local en Pemba.

Total, que tiene un proyecto de gas en la península de Afungi cerca de Palma, dijo en un comunicado que había cerca de 1.200 pasajeros a bordo, en su mayoría mujeres y niños.

Un funcionario humanitario dijo que el gobierno estaba controlando a las personas que llegaban a Pemba para evitar la infiltración de grupos armados.

Deja un comentario