Más de 100 muertos mientras la junta birmana desata el peor día de terror | Myanmar

Samedi était la Journée des forces armées au Myanmar, et les généraux au pouvoir l’ont marquée par le massacre de plus de 100 personnes, dont un enfant de cinq ans et d’autres enfants, lors de manifestations en faveur de la démocratie à travers el país.

Fue el peor derramamiento de sangre desde el golpe de Estado que comenzó el 1 de febrero. Los medios estatales emitieron una advertencia el viernes por la noche, diciendo que los manifestantes, en su mayoría pacíficos, corrían el riesgo de recibir disparos «en la cabeza y la espalda».

A pesar de esto, las multitudes se precipitaron a las calles de Yangon, Mandalay y otras ciudades, donde las fuerzas de seguridad los mataron a tiros con impunidad. Según los informes, un niño de un año también fue alcanzado en el ojo por una bala de goma.

«Nos matan como pájaros o gallinas, incluso en nuestras casas», dijo Thu Ya Zaw a Reuters, durante una protesta en la ciudad central de Myingyan, donde al menos dos personas murieron. “Seguiremos protestando a pesar de todo. Tenemos que luchar hasta que caiga la junta.

Más de 400 personas han muerto en protesta por la toma del poder militar, y las condenas por la grotesca demostración de fuerza del sábado están llegando desde todo el mundo.

“En el Día de las Fuerzas Armadas de Myanmar, las fuerzas de seguridad asesinan a civiles desarmados, incluidos niños, a quienes han jurado proteger. Este derramamiento de sangre es horrible. Estas no son las acciones de una fuerza militar o policial profesional ”, dijo Thomas Vajda, el embajador de Estados Unidos.

La delegación de la UE en Myanmar lo calificó como un “día de terror y deshonra”. Dominic Raab, el ministro de Relaciones Exteriores, dijo que el país había alcanzado un «nuevo mínimo».

«Trabajaremos con nuestros socios internacionales para poner fin a esta violencia sin sentido, hacer que los responsables rindan cuentas y garantizar el retorno a la democracia», dijo.

En la capital cerrada, Naypyidaw, generales de alto rango se reunieron para un desfile militar, con representantes de sus pocos aliados incondicionales, incluidos China, India, Pakistán, Bangladesh, Vietnam, Laos y Tailandia, informó Reuters.

Moscú envió a su viceministro de Defensa, Alexander Fomin, el enviado de mayor rango allí, y el general Min Aung Hlaing, el jefe de la junta, aclamó a Rusia como un «verdadero amigo».

Una banda de música tocó mientras tomaba asiento para inspeccionar a las tropas, luego, mientras las fuerzas de seguridad reprimían violentamente protestas en otras ciudades, pronunció un discurso prometiendo que los militares «salvaguardarían la democracia» y organizarían nuevas elecciones.

El ejército afirma que tomó el poder porque las elecciones de noviembre, ganadas de manera aplastante por el partido de Aung San Suu Kyi, fueron fraudulentas. La comisión electoral del país rechazó esta afirmación.

Los miembros de las fuerzas armadas marchan en el 76o Día de las Fuerzas Armadas en Naypyidaw el 29 de marzo.
Los miembros de las fuerzas armadas marchan en el 76o Día de las Fuerzas Armadas en Naypyidaw el 29 de marzo. Fotografía: EPA

Ha habido protestas casi a diario desde entonces, pero el sábado fue el más mortífero hasta ahora, con al menos 29 muertos en Mandalay y al menos 24 en Yangon, según el sitio web Myanmar Now.

«Incluso después de semanas de espantosa violencia, la matanza de civiles hoy es impactante tanto en naturaleza como en magnitud, con niños una vez más entre los muertos, y merece la atención y ayuda concertadas del mundo», dijo Thant Myint-U, autor y historiador.

“Un estado fallido en Myanmar tiene el potencial de atraer a todas las potencias principales, incluidos Estados Unidos, China, India, Rusia y Japón, de una manera que podría conducir a una grave crisis internacional (así como a un desastre aún mayor en Myanmar sí mismo). «

Suu Kyi y la mayoría de sus altos funcionarios fueron arrestados el día del golpe, y permanece detenida por cargos menores en un lugar no revelado mientras las autoridades investigan las denuncias de corrupción que, según sus partidarios, tienen motivaciones políticas.

El Día de las Fuerzas Armadas conmemora el inicio de la resistencia a la ocupación japonesa en 1945, orquestada por el padre de Suu Kyi, quien también fundó el ejército birmano. Los manifestantes llamaron al día por su nombre original, «Día de la Resistencia» y se comprometieron a continuar su lucha por la democracia.

Aunque algunos han recogido cócteles Molotov y arcos y flechas en los últimos días, las multitudes han sido abrumadoramente desarmadas y pacíficas.

Amnistía Internacional ha pedido una respuesta internacional más enérgica, incluido un embargo de armas de las Naciones Unidas y sanciones contra generales clave, aunque el poder de veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad hace que tales acciones sean poco probables. Se podrían adoptar medidas.

«Este es solo el último ejemplo de la determinación de las autoridades militares de luchar para salir de la resistencia nacional al golpe», dijo Ming Yu Hah, subdirector regional de campañas de Amnistía Internacional.

“Estos atroces asesinatos demuestran una vez más el desvergonzado desprecio de los generales por la insuficiente presión ejercida hasta ahora por la comunidad internacional. El costo de la inacción internacional se cuenta en los cuerpos. «

Deja un comentario