Ejército birmano dice que los manifestantes podrían recibir «disparos en la cabeza» en el marco del Día de las Fuerzas Armadas | Golpe de Myanmar

La junta militar gobernante de Myanmar advirtió a los manifestantes a favor de la democracia que corren el riesgo de recibir un disparo en la cabeza o en la espalda, ya que los activistas piden una gran demostración de desafío contra los generales en el día de las fuerzas armadas del país el sábado.

El viernes, las tropas mataron a cuatro personas más durante las protestas, lo que se sumó a la cifra de más de 320 en la represión que siguió al golpe de estado contra el gobierno electo de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero.

Una transmisión en el canal oficial de noticias MRTV dijo: «Debe aprender de la horrible tragedia anterior que puede estar en peligro de recibir un disparo en la cabeza y en la espalda».

La advertencia no decía específicamente que se había ordenado a las fuerzas de seguridad disparar a matar, y la junta había intentado anteriormente sugerir que algunos disparos mortales provenían de multitudes de manifestantes.

Pero dijo que el ejército estaba decidido a evitar cualquier interrupción alrededor del Día de las Fuerzas Armadas.

Y en una semana en la que se intensificó la presión internacional sobre la junta con nuevas sanciones estadounidenses y europeas, Rusia ofreció su apoyo a los militares y dijo que quería fortalecer sus lazos.

Los manifestantes han salido a las calles casi a diario desde el golpe que descarriló la lenta transición de Myanmar a la democracia.

Las manifestaciones tuvieron lugar en todo el país durante la noche y el viernes, incluso en las áreas de Mandalay y Sagaing, así como en los estados de Karen y Chin, informaron los medios.

Las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes que ondeaban banderas negras en la ciudad sureña de Myeik, dijo un testigo. «Dos recibieron disparos en la cabeza», dijo el testigo a Reuters. «No podemos recuperar el (tercer) cuerpo porque hay muchas fuerzas de seguridad allí».

Otro testigo dijo que vio un cuarto cuerpo. Myanmar Now informa que cuatro personas murieron en la ciudad. Al menos 320 manifestantes murieron en las semanas de disturbios que comenzaron el jueves por la noche, según cifras del grupo militante de la Asociación para la Asistencia a los Presos Políticos (AAPP).

Sus datos muestran que al menos el 25% de esas personas murieron por disparos en la cabeza, lo que sugiere que fueron el objetivo deliberado de ser asesinados.

Reuters no pudo verificar de forma independiente el número de víctimas mortales. Un portavoz militar no respondió a las llamadas para hacer comentarios.

La enviada especial de la ONU para Myanmar, Christine Schraner Burgener, dijo que el ejército se ha vuelto contra sus propios ciudadanos.

«Mujeres, jóvenes y niños están entre los muertos», dijo en un comunicado.
El embajador de Estados Unidos, Thomas Vajda, y su esposa colocaron una ofrenda floral frente a una escuela en la capital comercial de Yangon, donde un manifestante fue asesinado a tiros el mes pasado.

«Honramos la memoria de todos aquellos que han perdido la vida desde el golpe del 1 de febrero», dijo la embajada en un mensaje en Twitter. Media hora después, las tropas ganaron la corona, dijeron testigos.

Mientras las potencias occidentales condenaron el golpe y la represión, Rusia ha dicho que quiere fortalecer los lazos con el ejército birmano.

El viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, se reunió el viernes con el líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, y dijo que Myanmar era un aliado confiable y socio estratégico de Moscú, informó la agencia de medios Tass press.

Las imágenes de la reunión en MRTV mostraron a los dos hombres inspeccionando una mesa que exhibía escudos, cascos de motocicleta y bombas de gasolina apagadas supuestamente utilizadas por los manifestantes.

Los lazos de defensa entre Rusia y Myanmar se han fortalecido en los últimos años, con Moscú proporcionando entrenamiento a miles de soldados y vendiendo armas a los militares.
El apoyo de Moscú a la junta también es importante, ya que es un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y, junto con China, que también se ha abstenido de criticar, puede bloquear posibles acciones de la ONU.

La visita se produjo después de que Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea impusieran nuevas sanciones a grupos e individuos vinculados al golpe.

El viernes, el Banco Mundial redujo su pronóstico para la economía de Myanmar a una contracción del 10% en 2021 desde el crecimiento esperado anteriormente.

En Mandalay, grupos de monjes que vestían túnicas y máscaras contra el coronavirus sostenían velas y participaban en una vigilia de protesta frente a los monasterios de Moe Kaung y Masoeyain después del anochecer.

Alrededor de 100 personas que tocaban tambores se manifestaron en el distrito de Sule en el centro de Yangon antes de ser expulsadas por las fuerzas de seguridad, dijeron testigos.

Los organizadores convocaron a protestas generalizadas el sábado, celebrado como el Día de las Fuerzas Armadas y que conmemora el inicio de la resistencia militar a la ocupación japonesa en 1945.

Las autoridades liberaron a unos 300 manifestantes que habían sido detenidos en Yangon el viernes, según testigos e informes. Alrededor de 1.000 ya han sido liberados de un total de alrededor de 3.000 personas arrestadas, dijo la AAPP.

Sin embargo, Aung San Suu Kyi, el político civil más popular de Myanmar, todavía está detenido en un lugar desconocido. Muchas otras personalidades de su Liga Nacional para la Democracia también están detenidas.

El ejército dice que actuó porque la victoria electoral de la LND en noviembre pasado estuvo teñida de fraude, una afirmación rechazada por la comisión electoral y muchos gobiernos extranjeros.

Colocó al país en estado de emergencia y dijo que celebraría nuevas elecciones, aunque no fijó una fecha.

Deja un comentario