El colapso de Fukushima no ha dañado la salud de la población local, dice la ONU | Fukushima

El colapso nuclear en Fukushima hace diez años no dañó la salud de la población local, según un informe de la ONU.

Gillian Hirth, presidenta del Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica (Unscear), dijo que «no se han documentado efectos adversos para la salud de la población de Fukushima que pudieran atribuirse directamente a la exposición. Radiación resultante del accidente» en Marzo de 2011.

Unscear dijo que los últimos hallazgos respaldaron un informe de 2013 sobre el impacto en la salud de la radiación emitida después de que tres reactores se derritieran en la planta de energía nuclear de Fukushima Daiichi.

Le dernier rapport a été publié alors que le Japon s’apprêtait à marquer le dixième anniversaire qu’un puissant tremblement de terre a déclenché un tsunami qui a tué plus de 18 000 personnes et déclenché la pire crise nucléaire depuis Tchernobyl un quart de siècle plus pronto.

El incidente obligó a evacuar a unas 160.000 personas, muchas de las cuales no han regresado a sus hogares diez años después.

Las preocupaciones sobre los posibles efectos en la salud del accidente aumentaron después de los informes de una alta incidencia de cáncer de tiroides en los niños que vivían en la prefectura de Fukushima en el momento del desastre.

Unscear y otros expertos atribuyeron las tasas más altas al uso de dispositivos de ultrasonido muy sensibles y al gran número de niños que fueron examinados.

La primera serie de pruebas, realizada entre 2011 y 2015, identificó 116 casos de cáncer de tiroides, conocidos o sospechosos, entre más de 300.000 personas de 18 años.

«En el balance de la evidencia disponible, el fuerte aumento … en la cantidad de cánceres de tiroides detectados en niños expuestos no es el resultado de la exposición a la radiación», dijo Unscear.

«Más bien, son el resultado de procedimientos de detección ultrasensibles que revelaron la prevalencia de anomalías tiroideas no detectadas previamente en la población».

Gerry Thomas, director del banco de tejidos de Chernobyl y presidente de patología molecular en el Imperial College de Londres, dijo que no le sorprendió que Unscear y otros cuerpos descartaran un vínculo entre los casos de cáncer de tiroides y la radiación de Fukushima.

«Las dosis de radiación tiroidea después de Fukushima fueron alrededor de 100 veces más bajas que después de Chernobyl debido a una serie de factores», dijo Thomas, y agregó que «toda la evidencia que tenemos sobre los niveles de exposición y los datos del programa de detección médica en Fukushima sugieren que es altamente Es poco probable que veamos un aumento del cáncer de tiroides en estos niños, que ahora son adolescentes y adultos jóvenes ”.

Pero en un informe publicado para coincidir con el décimo aniversario del triple desastre, Greenpeace Japón advirtió que grandes áreas cercanas a la fábrica donde se han levantado las órdenes de evacuación en los últimos años aún no se han descontaminado adecuadamente, dejando a los residentes que regresan expuestos a niveles potencialmente dañinos de radiación durante décadas.

“Los sucesivos gobiernos durante los últimos 10 años … han intentado perpetuar un mito sobre el desastre nuclear”, dijo Shaun Burnie, especialista nuclear senior de Greenpeace East Asia. «Intentaron engañar al pueblo japonés distorsionando la eficacia del programa de descontaminación e ignorando los riesgos radiológicos».

Deja un comentario