La policía birmana dispara granadas paralizantes y gases lacrimógenos contra manifestantes a favor de la democracia | Myanmar

Un manifestante murió y varios otros resultaron heridos después de que la policía de Myanmar disparara granadas paralizantes, gases lacrimógenos y munición real contra los manifestantes, dijeron medios locales mientras la junta militar intensificaba los intentos de sofocar la reacción violenta contra el golpe de este mes.

Varias personas ensangrentadas fueron vistas siendo ayudadas a alejarse de las protestas en la ciudad principal de Yangon en imágenes difundidas por los medios, pero no estaba claro si resultaron heridas por balas de goma o por fuego real.

El grupo de medios Myanmar Now dijo que la gente fue «baleada», pero no especificó. Twitteó imágenes de un hombre que, según él, había sido bala en el pecho antes de dejarse llevar por otros manifestantes.

La acción para poner fin a las protestas se produjo después de que la televisión estatal anunciara que el enviado de la ONU de Myanmar había sido despedido después de instar a la ONU a utilizar «todos los medios necesarios» para revertir el golpe. ‘Estado del 1 de febrero que derrocó a la líder electa Aung San Suu Kyi.

Myanmar se sumió en el caos cuando los militares tomaron el poder y arrestaron a Aung San Suu Kyi y a gran parte de los líderes de su partido, alegando fraude en las elecciones de noviembre que su partido ganó en un deslizamiento de terreno.

El golpe, que bloqueó el progreso de Myanmar hacia la democracia después de casi 50 años de gobierno militar, llevó a cientos de miles de manifestantes a las calles y provocó la condena de los países occidentales, algunos de los cuales imponían sanciones limitadas.

Los residentes de Yangon levantaron una barricada durante una manifestación contra el golpe militar del sábado.
Los residentes de Yangon levantaron una barricada durante una manifestación contra el golpe militar del sábado. Fotografía: Agencia Anadolu / Getty Images

La policía salió a las calles nuevamente en un sitio principal de protesta en la ciudad de Yangon el domingo por la mañana temprano cuando cientos de manifestantes, muchos vestidos con equipos de protección improvisados, comenzaron a reunirse, dijo un testigo.

La policía se movió rápidamente para separar a los grupos cuando las multitudes se reunieron cerca de la intersección del Centro Hledan, que se convirtió en el punto de encuentro de los manifestantes que luego se mudaron a otras partes de la ciudad.

«La policía salió de su automóvil y comenzó a lanzar granadas paralizantes sin previo aviso», dijo Hayman May Hninsi, que estaba con un grupo de compañeros profesores en Yangon. Huyeron a los edificios vecinos.

“Algunos profesores resultaron heridos mientras corrían. Evaluamos la situación y la cuestión de si salir o no. «

Los médicos y estudiantes con batas blancas huyeron mientras la policía lanzaba granadas paralizantes frente a una escuela de medicina en otra parte de la ciudad, según un video publicado. En la segunda ciudad de Mandalay, los oficiales dispararon armas al aire, atrapando al personal médico que protestaba en un hospital de la ciudad.

La policía y el portavoz del consejo militar gobernante no estuvieron disponibles para hacer comentarios.

El sábado estuvo marcado por disturbios en ciudades de todo el país cuando la policía actuó con fuerza para sofocar las protestas, disparando gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y disparando armas al aire.

Agentes de policía uniformados y agentes de seguridad vestidos de civil atacaron a algunas personas con porras, dijeron testigos.

La televisión estatal MRTV dijo que más de 470 personas fueron arrestadas en total. Dijo que la policía dio advertencias antes de usar granadas paralizantes para dispersar a la gente.

Varios periodistas se encontraban entre los detenidos, dijeron sus organizaciones de medios y colegas.

«La gente se manifiesta pacíficamente pero nos amenazan con armas», dijo el joven activista Shar Yamone.

«Estamos luchando para poner fin a este acoso militar que continúa generación tras generación».

Una mujer fue baleada y herida en la ciudad central de Monwya, según 7Day News y un trabajador de emergencia. 7Day y otras dos organizaciones de medios habían informado previamente que ella fue asesinada.

El general Min Aung Hlaing, jefe de la junta militar, dijo que las autoridades estaban usando una fuerza mínima. No obstante, al menos tres manifestantes murieron durante los días de disturbios. El ejército dice que un policía murió en los disturbios.

La violencia del sábado se produjo después de que Kyaw Moe Tun dijera a la Asamblea General de la ONU que estaba hablando en nombre del gobierno de Aung San Suu Kyi y pidió ayuda para poner fin al golpe de Estado.

La televisión MRTV dijo que fue despedido de acuerdo con las reglas del servicio civil por «traicionar al país» y «abusar del poder y las responsabilidades de un embajador».

Sin embargo, la ONU no ha reconocido oficialmente a la junta como el nuevo gobierno de Myanmar.

El relator especial de la ONU, Tom Andrews, dijo que estaba abrumado por el «acto de valentía» del embajador, y agregó en Twitter: «Es hora de que el mundo responda a este valiente llamado por la acción».

Los generales de Myanmar tradicionalmente han ignorado la presión diplomática.

Aung San Suu Kyi, de 75 años, pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario durante el régimen militar. Ella enfrenta cargos de importar ilegalmente seis radios walkie-talkie y violar una ley de desastres naturales al violar los protocolos de coronavirus.


Deja un comentario