Hong Kong: 47 activistas clave acusados ​​de subversión y arriesgan sus vidas si son condenados | Noticias del mundo

Casi todas las principales voces disidentes en Hong Kong están ahora en prisión o en el exilio, después de que la policía de Hong Kong acusó a 47 activistas y políticos prodemocracia de conspiración para cometer subversión. Todos enfrentan cadena perpetua si son declarados culpables.

El grupo incluye a la mayoría de las 55 personas arrestadas el mes pasado, en las elecciones primarias realizadas el año pasado en una redada que marcó la mayor operación bajo la controvertida y draconiana ley de seguridad nacional.

Las fuerzas policiales dijeron el domingo que todos menos ocho habían sido acusados ​​de un cargo y serían detenidos antes de los casos judiciales el lunes por la mañana.

La oficina de la Unión Europea en Hong Kong dijo que los cargos dejaron en claro que «el pluralismo político legítimo ya no será tolerado en Hong Kong» y pidió la liberación inmediata de los detenidos. Human Rights Watch y Amnistía Internacional acusaron a las autoridades de utilizar la ley de seguridad nacional para silenciar a los críticos y pidieron que se retiren todos los cargos.

Entre los arrestados se incluyen jóvenes activistas, activistas y concejales locales, así como políticos consagrados como Claudia Mo, Eddie Chu Hoi-dick y Ray Chan. El activista y ex político Joshua Wong ya está en la cárcel, cumpliendo una sentencia de 13 meses por cargos relacionados con las protestas.

Se temía la acusación masiva desde que se pidió a las personas que se presentaran a la policía el viernes un mes antes de lo esperado. Muchos comenzaron a prepararse con la esperanza de ser acusados ​​y privados de libertad bajo fianza, lo que incluía pasar tiempo con sus familias, cuidar de sus mascotas y comprar ropa cómoda para la prisión.

Los medios locales informaron que los legisladores del Partido Demócrata James To y Roy Kwong, así como el abogado estadounidense John Clancey, estaban entre los ocho no acusados ​​el domingo. Clancey dijo a los periodistas que su fianza se había extendido hasta el 4 de mayo, y dijo que Hong Kong parecía vivir cada vez más en un centro de detención, «con libertades y derechos cada vez más limitados».

Hablando afuera de la estación de policía antes de entrar, Jimmy Sham, uno de los principales organizadores de las protestas de 2019, dijo que se mantendrían fuertes y seguirían luchando. “La democracia nunca es un regalo del cielo. Tiene que ser ganado por muchos con voluntad fuerte ”, dijo. «Podemos decirle al mundo entero, bajo el sistema más doloroso, que el pueblo de Hong Kong es la luz de la ciudad».

Muchos de los acusados ​​dejaron mensajes para sus seguidores en las redes sociales.

El cargo es el primero de Claudia Mo, de 64 años, ex periodista y parlamentaria abierta a favor de la democracia que renunció con sus colegas en protesta el año pasado. «Puede que sea físicamente débil, pero soy fuerte mentalmente», escribió en Facebook el domingo.

«No te preocupes. A todos nos encanta Hong Kong, sí.

Chu dijo que estaba agradecido con la gente de Hong Kong por la oportunidad de contribuir y que estaba «profundamente honrado» de ser acusado de sus ideales comunes.

El exlegislador Kwok Ka-ki dijo: “Las prisiones pueden aislarnos, pero no pueden evitar que nos conectemos y nos cuidemos unos a otros; ¡las cadenas pueden bloquear nuestros cuerpos pero no pueden contener nuestras mentes y almas!

«Mantenga la calma y continúe. ¡Esto también debería pasar! Recuerde: no es la esperanza para aguantar, ¡es la perseverancia para tener esperanza! «

Las acusaciones provienen de las primarias no oficiales celebradas el año pasado por el campo pandemócrata en un intento por encontrar a los candidatos más fuertes para postularse para un cargo en Hong Kong y ganar la mayoría en el consejo legislativo. El movimiento de protesta masiva de 2019 y la brutal represión de las autoridades habían generado un mayor apoyo para el lado prodemocrático de la política, y en las elecciones de los consejos de distrito a finales de 2019, ganaron la gran mayoría de escaños. Más de 600.000 habitantes de Hong Kong acudieron a votar.

Pero en el momento de los arrestos, el secretario de Seguridad de Hong Kong, John Lee, dijo a los medios locales que los arrestados tenían como objetivo «paralizar» al gobierno de la ciudad con su plan para ganar las elecciones y bloquear la legislación. Se refirió a un editorial publicado previamente por el organizador de las primarias, el abogado Benny Tai, como evidencia de un plan premeditado y «vicioso» para «Sumergiendo a Hong Kong en un abismo».

El domingo, en una publicación anterior en las redes sociales, Tai escribió: «Mi oportunidad de obtener una fianza no será demasiado grande».

La elección finalmente se pospuso durante un año, aparentemente debido a la pandemia. Desde entonces, los gobiernos de Beijing y Hong Kong han introducido muchos obstáculos nuevos para evitar que los candidatos de la oposición ganen o incluso se postulen para cargos públicos. La semana pasada, anunciaron reglas que requieren que todos los políticos y candidatos juren su lealtad al gobierno del Partido Comunista Chino y juren no actuar contra el gobierno o enfrentar la descalificación.

Los funcionarios dijeron que las nuevas leyes garantizarían que solo los «patriotas» pudieran gobernar Hong Kong, y uno dijo que el patriotismo significaba lealtad al Partido Comunista.

Estas leyes son los últimos esfuerzos de las autoridades para reprimir la disidencia en Hong Kong, utilizando la amplia Ley de Seguridad Nacional impuesta por Beijing en junio pasado, con la bendición del gobierno de Hong Kong. Hasta la fecha, al menos 99 personas han sido arrestadas bajo la ley, que se define ampliamente como la prohibición de actos de subversión, secesión, colusión con fuerzas extranjeras y terrorismo.


Deja un comentario