Colegio Electoral se reúne cuando Trump rechaza las primeras vacunas de la Casa Blanca – Actualizaciones en vivo | Noticias americanas

Dado que esto solo ocurre una vez cada cuatro años, es posible que necesite un recordatorio de lo que realmente sucede el día en que el Colegio Electoral se reúne para votar por el presidente de los Estados Unidos. Por suerte para usted y para mí, Jan Wolfe, de Reuters, ha preparado este útil recordatorio.

El ganador de las elecciones presidenciales no está determinado por el voto popular, que Joe Biden lidera por más de 7 millones de personas, sino por el sistema de colegios electorales, que es parte de la Constitución de Estados Unidos. Asigna los llamados «votos electorales» a los estados y al Distrito de Columbia en función de su representación en el Congreso.

Antes de las elecciones, los jefes de estado de los dos partidos principales eligieron a personas para que actuaran como «votantes». Técnicamente, durante las elecciones, los estadounidenses votan por estas listas de votantes, no por los propios candidatos. Estas personas suelen ser seguidores leales que se han comprometido a apoyar al candidato con más votos en su estado.

Gran parte de la actividad legal que impugna los resultados de las elecciones se basó en que el equipo de Trump intentaba que los estados nominaran a votantes republicanos que lo apoyarían, independientemente del resultado del voto popular.

Hay 538 votos electorales, se necesitan 270 para ganar las elecciones. Se espera que Joe Biden reciba 306.

La mayoría de los votantes no son nombres conocidos, pero este año incluye rostros notables como Hillary Clinton, exsecretaria de Estado y candidata presidencial demócrata en 2016, y la demócrata de Georgia Stacey Abrams, ex candidata para el cargo. gobernador de este estado ampliamente reconocido. jugando un papel esencial en el azulado.

Los votantes se reúnen en el momento y lugar elegidos por la legislatura de su estado. Nevada prácticamente se está reuniendo este año debido a la pandemia de coronavirus. La mayoría de los estados transmitirán las ceremonias en vivo.

Los votantes firmarán certificados que muestren sus votos, que se envían a los funcionarios del gobierno, incluido el vice[residentMikePenceEstoscertificadosestánhermanadosconlosfirmadosporlosgobernadoresquemuestranlascuentasdelosvotantespopularesqueyahansidocertificadosporlos50estadosyelDistritodeColumbia[residentMikePenceEstoscertificadosestánemparejadosconunofirmadoporlosgobernadoresquemuestranlosvotospopularesqueyaestáncertificadosportodoslos50estadosyeldistritodeColombia[résidentMikePenceCescertificatssontjumelésàceuxsignésparlesgouverneursmontrantlesdécomptesdevotespopulairesquiontdéjàétécertifiésparles50ÉtatsetledistrictdeColumbia[residentMikePenceThosecertificatesarepairedwithonessignedbygovernorsshowingthepopularvotetallieswhichhavealreadybeencertifiedbyall50statesandtheDistrictofColumbia

Los votos electorales serán contados oficialmente por un nuevo Congreso el 6 de enero, en una sesión conjunta especial que presidirá Pence. En este punto, la elección se decide oficialmente. Biden prestará juramento como presidente en una ceremonia de toma de posesión al mediodía del 20 de enero, hora establecida por la constitución.

A veces, los votantes pueden convertirse en matones y convertirse en «votantes engañosos», que no votan por quién se supone que deben votar. En 2016, siete de 538 votantes votaron por alguien que no era el ganador del voto popular de su estado, que fue un número inusualmente alto.

Treinta y dos estados y el Distrito de Columbia tienen leyes diseñadas para controlar esto. Algunos prevén una sanción económica por un voto deshonesto, mientras que otros exigen que se cancele el voto y se reemplace al votante. Sería casi imposible que los votantes infieles le dieran a Trump una victoria de último minuto; necesitaría 38 votantes para desertar.

También existe una posibilidad teórica, aunque poco probable, de que el Congreso se niegue a aceptar el resultado. Una ley llamada Ley de Conteo Electoral permite a los miembros individuales de la Cámara y el Senado impugnar los resultados durante la sesión extraordinaria del 6 de enero, aunque este es un procedimiento que rara vez se usa.

Cualquier objeción al desempeño de un estado debe ser apoyada por al menos un miembro de la cámara y un senador. Las dos cámaras se dividirían luego para debatir las objeciones antes de votar si rechazar los resultados del estado.

Sin embargo, una objeción debe aprobarse en ambas cámaras por mayoría simple. Los demócratas controlan la Cámara, lo que significa que un intento final para frustrar la victoria de Biden no pasaría. Aún así, los republicanos aún tienen que descartarlo. 126 republicanos en la Cámara, casi dos tercios de la conferencia del partido, respaldaron el intento de Texas de anular las elecciones de la Corte Suprema, por lo que es posible que estemos presenciando otro intento de los republicanos de poner en duda el legitimidad de la victoria de Biden.

Deja un comentario