Volcán White Island: las autoridades de Nueva Zelanda acusan a 13 partes del desastre del volcán White Island

El organismo de vigilancia de seguridad en el lugar de trabajo de Nueva Zelanda acusó a 13 partes en su investigación sobre la erupción del volcán White Island / Whakaari en diciembre pasado. Veintidós personas murieron en el desastre y casi un año después, varios sobrevivientes todavía están en tratamiento por sus heridas.

El volcán entró en erupción cuando 47 personas se encontraban en la isla, incluidos varios grupos de turistas y sus guías. Las víctimas procedían de Australia, Nueva Zelanda, Alemania, China, Gran Bretaña y Malasia.

Diez partes enfrentan cargos bajo la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional, que conlleva una multa de hasta $ 1.5 millones ($ 1.06 millones).

Tres personas son acusadas como directores o personas que debían realizar la debida diligencia para garantizar que la empresa cumpla con sus obligaciones de salud y seguridad. Cada uno de estos costos conlleva una multa máxima de $ 300,000. Los cargos fueron presentados por WorkSafe, el regulador de seguridad y salud ocupacional del condado.

«Fue un evento inesperado, pero eso no significa que fue impredecible y que los operadores tienen el deber de proteger a quienes están bajo su cuidado», dijo el director general de WorkSafe, Phil Parkes, durante una conferencia de prensa el lunes.

La gente mira un monumento en el puerto de Whakatane, tras la erupción del volcán White Island en Nueva Zelanda
La gente mira un monumento en el puerto de Whakatane, tras la erupción del volcán White Island en Nueva Zelanda Fotografía: Jorge Silva / Reuters

“Verificamos si los involucrados en dar la bienvenida a los turistas a la isla estaban cumpliendo con sus obligaciones bajo la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional de 2015. Consideramos que estas 13 partes no han respetado estas obligaciones.

«Aquellos que fueron a la isla lo hicieron con la expectativa razonable de que existían los sistemas adecuados para garantizar que regresaran a casa sanos y seguros», dijo M Parkes.

Dijo que Nueva Zelanda debe asegurarse de que «nuestras madres, padres, niños y amigos regresen a casa sanos y salvos al final de cada día».

Parkes dijo que no podía responder a la pregunta de si los turistas deberían haber visitado la isla, ya que eso estaría cubierto por la demanda.

Veintidós personas perdieron la vida y otras 22 resultaron gravemente heridas en el desastre del 9 de diciembre. La tragedia ocurrió cuando el Volcán Viviente, un destino popular para los excursionistas, entró en erupción mientras los grupos guiados estaban en la isla. La mayoría eran turistas que vinieron a visitar el crucero Ovation of the Seas.

WorkSafe ha dicho en una carta a las víctimas que no nombra a las partes acusadas, ya que pueden solicitar la expulsión cuando comparezcan por primera vez en el tribunal, informó Television New Zealand.

White Island / Whakaari en el noreste de la región de Bay of Plenty de Nueva Zelanda es visitada regularmente por el público en visitas guiadas.

El volcán había estado mostrando signos de malestar durante varias semanas antes de la erupción de 2019 y tres semanas antes se clasificó en el nivel 2 de alerta volcánica, lo que indica «malestar volcánico de moderado a intensificado», debido al aumento de la actividad.

Poco después de la tragedia, la primera ministra Jacinda Ardern dijo que las investigaciones oficiales sobre la erupción y la respuesta de Nueva Zelanda tardarían hasta un año en completarse.

La investigación de WorkSafe se centró en organizaciones que llevaron turistas a la isla y no cubrió el rescate y recuperación de muertos y heridos. Estas acciones pueden ser objeto de otros procedimientos, como una investigación coronaria.

El informe de investigación no se hará público porque está en el centro del proceso penal. Parkes dijo que Worksafe, que también realiza auditorías de seguridad de las organizaciones de viajes de aventura, revisaría la forma en que realiza su propio trabajo.

Deja un comentario