Se necesita un cambio urgente para detener los feminicidios, dice el nuevo zar de la violencia doméstica | Violencia doméstica

El primer comisionado de violencia doméstica de Inglaterra y Gales, que tendrá importantes poderes una vez que el proyecto de ley sobre violencia doméstica entre en vigor a principios del próximo año, se ha comprometido a trabajar en trabajando en estrecha colaboración con la campaña para luchar contra el feminicidio: el asesinato de mujeres por hombres.

En un evento virtual el jueves pasado, al que asistieron más de 600 personas, Nicole Jacobs expresó su «pura frustración» con la «lotería de códigos postales» y la falta de una respuesta coordinada de las agencias para combatir asesinato de mujeres. “Todos tenemos una necesidad urgente de cambio”, dijo.

El evento marcó la publicación del censo de feminicidios, titulado “Si no soy viernes, podría estar muerta”, en palabras de Judith Nibbs, decapitada por su esposo, Dempsey Nibbs, en 2014. El censo informó la semana pasada en el Observador, analiza por qué y cómo, durante un período de 10 años (2009-18), 1.425 mujeres fueron asesinadas por hombres. Una mujer moría, en promedio, cada tres días. Veinte hombres asesinados dos veces. La tasa de homicidios se ha mantenido sin cambios durante la década a pesar de una mayor conciencia, inversiones en capacitación policial y cambios en la ley.

Jacobs, el comisionado designado para el abuso doméstico, fue anteriormente director ejecutivo de la organización benéfica Standing Together y ha trabajado para abordar la violencia masculina contra mujeres y niñas durante más de 20 años. Destacó que sus poderes le permitían buscar información de los organismos públicos, hacer recomendaciones y esperar que las autoridades respondieran en un plazo de 56 días.

El censo de feminicidios destaca cómo los datos en áreas como el registro étnico, el historial de abuso y las investigaciones oficiales sobre la conducta policial en las investigaciones de abuso y feminicidio son a menudo «Raro, inexacto o incompleto».

El censo fue fundado por Karen Ingala Smith, directora ejecutiva de Nia, una organización benéfica que lucha contra la violencia sexual y doméstica, y Clarissa O’Callaghan, ex abogada. Lideran un pequeño equipo que busca cada asesinato con el apoyo pro bono de Freshfields Bruckhouse Deringer, un bufete de abogados internacional y consultores de Deloitte.

El censo solo incluye los casos en los que «legalmente se puede decir que un hombre mató a esta mujer». El informe afirma que «los patrones de violencia masculina son persistentes y duraderos». «Tenemos que ver los patrones para evitar que las mujeres mueran», dijo Ingala Smith el jueves.

Los patrones de violencia masculina fueron discutidos el jueves por un panel que incluyó a la profesora Jane Monckton Smith de la Universidad de Gloucestershire. Ha establecido ocho etapas en una relación que pueden predecir el femicidio. Incluyen antecedentes de acoso y / o abuso, control coercitivo; plan de matar y la decisión de una mujer de dejar la relación.

El censo de feminicidios indica que en el 46% de los casos, los perpetradores tenían antecedentes de violencia. El sesenta y dos por ciento de las mujeres fueron asesinadas por una pareja actual o anterior, cuatro de cada diez de las mujeres que murieron habían dejado a su asesino o habían anunciado su intención de hacerlo. «Seguimos pensando que las muertes son por un hombre incontrolable, ‘una neblina roja está cayendo’, por lo que no son predecibles», dijo Monckton Smith. «Ellas son.»

Nimco Ali, asesora del gobierno sobre la violencia contra las mujeres y las niñas, hablando en privado, dijo que la experiencia de una mujer con la violencia masculina era vital para «dirigir y dar forma al Política».

Davina James-Hanman, quien ha revisado muchos homicidios domésticos para el Ministerio del Interior, dijo que cuando las mujeres se presentan para hablar sobre su abuso, como lo hicieron siete de cada diez mujeres que murieron en el censo, no lo son. Escuchó:. «

En un llamado a la acción, O’Callaghan dijo que el 95% de los cargos de asesinato por feminicidio obtienen una condena «y es un éxito», en contraste con la tasa extremadamente baja de condenas por violación. “Cuando a una mujer se le permite hablar en la corte, el sistema se vuelve más que disfuncional. Solo cuando está muerta es hiperfuncional. También señaló que ninguno de los líderes de los principales partidos políticos ha comentado sobre el censo y la persistencia de la tasa de feminicidios. «Qué vergüenza», dijo.

Jacobs dijo que para abordar el feminicidio y la violencia contra las mujeres y las niñas: “Tenemos que impulsar el cambio estableciendo lo que parece bueno.

Deja un comentario