Investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por las fuerzas especiales australianas en Afganistán completada: ¿ahora qué? | Noticias de Australia

A medida que el polvo comienza a asentarse sobre los explosivos hallazgos del mayor general Paul Brereton, surge una pregunta crucial.

¿Qué pasa después?

¿A dónde va la Fuerza de Defensa Australiana desde aquí?

¿Se puede reformar el regimiento del Servicio Aéreo Especial? ¿O los problemas son demasiado profundos? ¿Y qué pasa después con los 25 presuntos responsables?

Posibles investigaciones y procesamientos

En primer lugar. El informe identificó un total de 25 perpetradores, ya sea como principales o cómplices, de presuntos crímenes de guerra.

El destino de las 19 personas devueltas para su investigación ahora recae en el sistema de justicia penal.

Las ADF han remitido las acusaciones en su contra a la oficina del investigador especial que pronto se establecerá.

Esta oficina estará compuesta por policías federales y estatales, y estará encabezada por una persona jurídica, juez o abogado de alto rango, con amplia experiencia en derecho penal.

La oficina deberá realizar sus propias investigaciones. La diferencia esencial entre su trabajo y el de la investigación de Brereton es que el investigador especial tendrá que reunir los registros probatorios a un nivel que satisfaga a un tribunal penal.

En este caso, no es una tarea fácil.

Las acusaciones tienen ahora casi una década. Los presuntos crímenes tuvieron lugar en una zona de guerra en Afganistán, en la remota provincia de Oruzgan. Varios expertos legales han advertido sobre obstáculos importantes para llevar a cabo una investigación criminal de este tipo, aunque el informe Brereton proporciona una base sólida para empezar.

Una vez que se complete este trabajo, los escritos se enviarán al Director del Ministerio Público del Commonwealth (CDPP), quien luego decidirá si hay espacio suficiente para procesar los crímenes de guerra.

Una cosa está clara: el camino hacia la persecución penal es largo.

Esto es algo que preocupa a los grupos de derechos humanos. Elaine Pearson, directora de Human Rights Watch en Australia, dijo que el investigador especial debe tener todos los recursos necesarios para poder actuar rápidamente para garantizar la justicia.

«A medida que pasa el tiempo, la perspectiva de justicia para las víctimas afganas se vuelve cada vez más distante», dijo Pearson.

También debe haber garantizado la independencia del gobierno, dijo, y destacó los fracasos en el enjuiciamiento de los crímenes de guerra en el Reino Unido, donde abundaba la interferencia política y la obstrucción.

En Afganistán, grupos de derechos humanos han instado al gobierno a involucrar de cerca a las presuntas víctimas afganas y sus familias en el inminente proceso criminal.

Medallas, menciones y abolición del 2o escuadrón SAS

La siguiente acción más inmediata que tomará la defensa es disolver el Escuadrón SAS 2, uno de los cuatro escuadrones SAS. El escuadrón 2 fue reconocido por el jefe de Defensa Angus Campbell en su conferencia de prensa el jueves.

Este es el escuadrón en el que sirvió Ben Roberts-Smith, el soldado más condecorado de Australia. Ha negado todas las acusaciones de irregularidades.

Todos los soldados de operaciones especiales que sirvieron en Afganistán también perderán su mérito de citación de unidad. Esto ganará el premio para miles de personas que sirvieron en Afganistán. The Guardian ha escuchado previamente preocupaciones entre las filas de las Fuerzas Especiales sobre el movimiento.

Además, la ADF revisará la concesión de medallas individuales a los soldados involucrados en presuntas irregularidades.

Se hicieron llamamientos para la disolución del SAS, una medida que seguiría a Canadá, donde un escándalo similar en Somalia llevó al desmantelamiento de su regimiento aerotransportado canadiense de élite.

Cambio cultural y mayor control

El informe Brereton dejó una cosa muy clara: existen profundas lagunas en la cultura de las fuerzas especiales.

El informe describía una cultura de elitismo y excepción entre las fuerzas especiales, una especie de «cultura guerrera» donde se celebraba un gran número de cuerpos, las reglas habituales de la guerra eran inaplicables y un sentido de hermandad y hermandad. reinaba el secreto.

Campbell dijo el jueves que fue esta cultura, combinada con una falla de liderazgo y mecanismos de supervisión débiles, lo que creó un entorno propicio para las malas acciones.

Por tanto, tiene sentido que gran parte de lo que Brereton recomendó esté dirigido a arreglar la cultura de las Fuerzas Especiales.

El gobierno ya ha actuado en este frente. Creó un comité de supervisión independiente, presidido por la Dra. Vivienne Thom, ex inspectora general de Inteligencia y Seguridad, Robert Cornall, exsecretario del Ministerio Público, y el profesor Rufus Black, ético y vicerrector de la Universidad de Tasmania.

Este comité de seguimiento ayudará a impulsar un cambio cultural y organizativo dentro de la ADF. El jefe deberá informar periódicamente sobre los avances al comité, que a su vez informará a la ministra de Defensa, Linda Reynolds.

Indemnización a presuntas víctimas

El gobierno también se dedicará pronto a pagar indemnizaciones a las presuntas víctimas en Afganistán.

No será tarea fácil. Ya tiene un sistema de pagos tácticos que hace a los civiles en Afganistán, pero ese sistema se describe como insuficiente para la gravedad de lo que se ha descubierto aquí.

Hadi Marifat, director ejecutivo de la Organización afgana para los derechos humanos y la democracia, dijo que se debe crear un nuevo sistema de reparación y Campbell se comprometió a pagar una compensación.

Pero, ¿cómo va a encontrar ahora la ADF a las presuntas víctimas y hacerles pagar las sumas? ¿Cómo llegará a una cantidad justa y equitativa?

Preguntas persistentes

Sin duda, hay aspectos del informe que seguirán planteando preguntas a la ADF. Primero de ellos: ¿Es concebible que nadie por encima del nivel del comandante de la patrulla supiera nada sobre estos crímenes de guerra durante un período de siete años?

El informe absuelve en gran medida a los oficiales superiores de cualquier conocimiento de los presuntos crímenes de guerra. Molestará a los excavadores.

También hay preguntas sobre las acusaciones infundadas contenidas en el informe. Estos incidentes fueron objeto de una investigación por parte de Brereton, pero no se consideraron acumulativos.

Hay muy pocos detalles sobre cómo se investigaron estos incidentes o por qué no pudieron fundamentarse en el informe.

Rawan Arraf, del Centro Australiano para la Justicia Internacional, dice que la oficina del investigador especial debería reabrir las investigaciones sobre estas acusaciones infundadas, para asegurarse de que se investiguen en la mayor medida posible.

  • En Australia, el apoyo y el asesoramiento para los veteranos y sus familias están disponibles las 24 horas del día en Open Arms al 1800 011 046 o en www.openarms.gov.au y Safe Zone Support al 1800 142 072.

Deja un comentario