Barcelona lanza plan a 10 años para recuperar las calles de la ciudad a los coches | Barcelona

Barcelona ha puesto en marcha un ambicioso plan decenal para recuperar las calles de la ciudad a los coches y reducir la contaminación mediante la creación de espacios verdes y plazas públicas.

Una de cada tres calles del Eixample central, muy contaminado, la red del siglo XX diseñada por el ingeniero Ildefons Cerdà, se convertirán en áreas verdes del programa, dando prioridad a los peatones y ciclistas, y 21 espacios. Se crearán espacios públicos en las intersecciones para que ningún ciudadano esté a más de 200 metros de una plaza o un pequeño parque.

“El plan Cerdà modernizó Barcelona a finales del siglo XIX y estamos reavivando este espíritu de transformación urbana para llevar el Eixample al siglo XXI”, dijo la teniente de alcalde Janet Sanz.

Vista artística de una de las nuevas plazas públicas que se crearán en el Eixample.
Vista artística de una de las nuevas plazas públicas que se crearán en el Eixample. Fotografía: Documento

El plan, estimado en 37,8 millones de euros para los próximos 10 años, supone una rápida y radical ampliación de la política de las llamadas supermanzanas implementada en 2016.

El sistema de supermanzanas agrupa nueve cuadras de la ciudad y las cierra al tráfico con macetas y bancos, introduce carriles para bicicletas, áreas de juego y espacios verdes, y reemplaza muchos espacios de estacionamiento con asientos.

Aunque los coches no están prohibidos, las supermanzanas son hostiles a los coches. Hasta ahora hay seis, con hasta 11 más planificados para los próximos años, y más de 500 si el plan se implementa en su totalidad. Las supermanzanas ofrecen un oasis de tranquilidad en una ciudad donde los ciudadanos poseen 6.000 coches por km2, sin contar furgonetas o motos, la más alta de la UE.

El nuevo plan tiene como objetivo aumentar la falta crónica de espacio público de la ciudad y resolver su igualmente crónico problema de contaminación.

Barcelona casi nunca cumple los límites de la UE o de la Organización Mundial de la Salud para el dióxido de nitrógeno o la contaminación por partículas. Los límites de la OMS para el NO2 son de 40 microgramos por metro cúbico, mientras que en gran parte de la ciudad el nivel está por encima de 47 µg / m 3.

Impresión de un artista que muestra a personas cenando en una de las nuevas plazas públicas
Los planes harán que ningún ciudadano esté a más de 200 metros de una plaza o un pequeño parque. Fotografía: Documento

Al igual que ciudades como París y Milán, la ciudad está practicando una «planificación urbana táctica» (ensanchamiento de aceras, cierre temporal de calles, extensión de carriles para bicicletas, cierre de estacionamientos) para crear más espacio público en respuesta a la pandemia. COVID-19.

Las medidas han sido bien recibidas y, aunque los grupos de presión automotrices se oponen, no han polarizado opiniones como en algunas ciudades del Reino Unido.

Desde que se impuso el bloqueo en marzo, la ciudad ha creado 29 km de carriles bici, lo que eleva el total a casi 240 km, y 12 km de carreteras. Durante el mismo período, recortó 1.300 plazas de aparcamiento.

El diseño de plazas y espacios verdes se decidirá en concurso abierto. La fecha límite para inscripciones es el 17 de diciembre.

Deja un comentario