Miles de personas se reúnen en Francia en homenaje al maestro asesinado | Francia

Decenas de miles de personas se manifestaron en solidaridad en decenas de ciudades de Francia después de que un maestro de secundaria fuera decapitado en un ataque que conmocionó a un país ya sacudido por atrocidades terroristas.

Manifestantes se reunieron el domingo en ciudades como París, Lyon, Toulouse, Estrasburgo, Nantes, Marsella, Lille y Burdeos en favor de la libertad de expresión y en homenaje a Samuel Paty, asesinado el viernes frente a su escuela tras discutir las caricaturas. del Profeta Muhammad con su clase.

Políticos, grupos de derechos civiles y sindicatos de profesores se reunieron en la Place de la République en París con pancartas que proclamaban «Je suis Samuel», un eco del eslogan «Je suis Charlie» que seguía el atentado de 2015 en el que hombres armados islamistas mataron a 12 personas en las oficinas del periódico satírico Charlie Hebdo.

Los manifestantes en la Place de la République en París rinden homenaje a Samuel Paty.
Los manifestantes en la Place de la République en París rinden homenaje a Samuel Paty. Fotografía: Charles Platiau / Reuters

Otros portaban carteles en el aire que decían «No al totalitarismo de pensamiento», «Soy maestro» o «Escuelas de luto». Entre aplausos, otros corearon «Libertad de expresión, libertad de enseñanza» o cantaron La Marsellesa.

«Somos el resultado de nuestra historia: estos valores de libertad, laicismo y democracia sólo pueden quedar en palabras», declaró un manifestante en París a la televisión francesa. «Tenemos que mantenerlos con vida y estar aquí ayuda a lograrlo».

Muchos maestros dijeron que el asesinato tuvo lugar en medio de una creciente sospecha y crítica de los maestros, y que los padres estaban particularmente dispuestos a intervenir. “Necesitamos que se nos permita hacer nuestro trabajo”, le dijo un maestro a Le Monde. “No se puede permitir que suceda con esto, que ahora sé que podría terminar siendo asesinado por enseñar”, dijo otro.

Antes de las manifestaciones, el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, pidió a «todos que apoyen a nuestros profesores», y dijo que «la solidaridad y la unidad» eran vitales. La secretaria del Interior, Marlène Schiappa, dijo que participaba en el mitin de París «por los maestros, el laicismo y la libertad de expresión, y contra el islamismo».

Kamel Kabtane, rector de la mezquita de Lyon y un alto funcionario musulmán, dijo que Paty simplemente «hizo su trabajo» y fue «respetuoso» al hacerlo. «Estos terroristas no son religiosos, pero usan la religión para tomar el poder», dijo Kabtane a Agence France-Presse.

El miércoles se organizará un homenaje nacional, anunció el Palacio del Elíseo. El primer ministro Jean Castex, quien asistió al mitin de París con líderes de la oposición y la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, dijo que el gobierno estaba trabajando en una estrategia para proteger mejor a los maestros de amenazas similares.

“Quiero que los maestros sepan que después de este acto atroz, todo el país está detrás de ellos”, dijo Castex. “Esta tragedia nos afecta a todos porque, a través de este maestro, es la república la que ha sido atacada.

El profesor de historia y geografía de 47 años fue agredido repetidamente con un cuchillo de carnicero de 12 pulgadas frente a la escuela secundaria Bois-d’Aulne en Conflans-Sainte-Honorine, a unas 20 millas al noroeste de Paris, por un joven de 18 años. agresor.

El atacante, llamado Abdullakh Anzorov, fue asesinado a tiros por la policía poco después cuando disparó e intentó apuñalar a los agentes de policía cuando se le acercaron. Nació en Moscú de padres chechenos, según las autoridades, y llegó a Francia a los seis años, donde se le concedió el estatus de refugiado con su familia.

Anzorov vivía en Evreux, a unas 60 millas de Conflans, no había asistido a la escuela y, aunque tenía un historial de vandalismo y peleas cuando era niño, no tenía afiliaciones radicales o islamistas conocidas, el Medios franceses.

Una cuenta de Twitter a nombre de Abdoulakh A perteneciente al sospechoso publicó una foto de la cabeza decapitada en el teléfono celular del atacante minutos después del ataque, junto con el mensaje: “Ejecuté a uno de los perros. del infierno que se atrevió a matar a Mohammed. . «

A principios de este mes, como parte de una discusión en clase sobre la libertad de expresión y junto con dibujos animados y caricaturas sobre diferentes temas, Paty mostró a sus alumnos dos de los dibujos animados del profeta Mahoma publicados por Charlie Hebdo. .

Según los padres y maestros, el maestro les dio a los niños musulmanes de su clase la opción de salir del aula o darse la vuelta antes de mostrar las dos caricaturas, diciendo que no quería herir sus sentimientos.

Un cartel con el retrato del profesor de historia Samuel Paty mientras la gente se reúne en París.
Un cartel con el retrato del profesor de historia Samuel Paty mientras la gente se reúne en París. Fotografía: Bertrand Guay / AFP / Getty Images

El fiscal antiterrorista de Francia, Jean-François Ricard, dijo el sábado que el maestro había sido blanco de múltiples amenazas en línea por mostrar las caricaturas a su clase. Las representaciones del profeta se consideran tabú en el Islam.

El padre de una niña de la escuela había pedido en línea una «movilización» contra el maestro, exigiendo su despido. También nombró a Paty y dio la dirección de la escuela en una publicación en las redes sociales unos días antes del ataque.

Un conocido activista islamista acompañó a algunos padres a la escuela para presentar su caso y ayudó a presentar una denuncia formal ante la policía. El padre de la colegiala y el líder islamista, junto con cuatro miembros de la familia de Anzorov, se encontraban entre las 11 personas detenidas, incluida una detenida el domingo.

El ataque del viernes fue el segundo de este tipo desde que comenzó un juicio el mes pasado por la masacre de Charlie Hebdo. La revista volvió a publicar las caricaturas antes del juicio, y el mes pasado un joven paquistaní hirió a dos personas con un cuchillo de carnicero frente a la antigua oficina de la revista.

Deja un comentario