Para los refugiados encarcelados en Australia, la música es liberación, vida y desafío | Inmigración y asilo australianos

siHace unos años, en uno de esos días calurosos en la isla de Manus, unos guardias australianos entraron al campo de refugiados. Arrebataron una guitarra rota de las manos de un joven músico y salieron con aire de invencibilidad y sensación de victoria. El joven los siguió durante 100 metros hasta la prisión y les suplicó que le devolvieran la guitarra. Pero cada vez que preguntaba a uno de los oficiales, le respondían en términos absolutos que debía olvidar su guitarra. Ante la pregunta de por qué el alcaide le quitaba la guitarra, recibió la respuesta: «Está prohibido tener un instrumento musical en la cárcel porque se puede ahorcar con las cuerdas».

Ese refugiado es Farhad Bandesh, un refugiado kurdo que, después de más de siete años, aún no sabe qué crimen ha cometido y actualmente se encuentra recluido en un centro de detención en Australia. La lucha por mantener un instrumento ha sido parte de la vida durante los últimos siete años para Farhad y otros músicos en los centros de detención administrados por Australia. Sin embargo, después de que la Corte Suprema de Papúa Nueva Guinea dictaminó que era ilegal encarcelar a refugiados, se abrieron posibilidades para que Farhad y otros músicos llevaran instrumentos a la prisión. En ese momento, formaron un grupo y se entrenaron en la gran carpa llamada «Recinto Charlie», que estaba en la esquina de la prisión. Este grupo ofreció una serie de conciertos para los refugiados, consiguieron evocar cierto sentido de la vida, aunque por poco tiempo y en una prisión violenta.

Farhad también es artista y ha tenido varias exposiciones en Australia hasta ahora, aunque conseguir material de arte y luego sacarlo del centro de detención fue un proceso difícil. Durante mucho tiempo, se le negó el acceso a material artístico; durante un tiempo, solo se le permitió producir arte en sus propias hojas. Durante estos años, Jenell Quinsee, un activista australiano, apoyó a Farhad en la organización de exposiciones y en la grabación de sus canciones. Don’t Forget Me, Flee From War y Cruel Policy son algunas de sus obras musicales. En julio de 2019, después de seis años, Farhad fue trasladado a Australia para recibir tratamiento médico en virtud de la Ley Medevac junto con muchos otros refugiados. Hasta el momento, sigue en detención indefinida y no sabe qué le depara el futuro.

Otro músico es Mostafa «Moz» Azimitabar. Es un joven que toca la guitarra y ha grabado varias canciones durante estos años. En 2017, grabó la canción de rap llamada All the Same, una canción de protesta que desafía el régimen de detención de Australia.

Después de eso hizo The Birds en 2018 y finalmente Love, todas estas canciones fueron grabadas en su teléfono celular. Moz también ha perdido su instrumento musical en varias ocasiones. En su lucha más reciente con la inmigración, pidió que le permitieran salir del centro de detención por unas horas para grabar las dos nuevas canciones que había escrito en un estudio. Incluso tenía una carta del alcalde de Preston en Melbourne; adjuntó la carta a su solicitud, pero fue rechazada en cada intento.

Moz dice: “La música es una herramienta para preservar mi sentido de la personalidad, así que no olvido que soy un ser humano. La música es el idioma en el que puedo comunicarme con los australianos de una manera profunda y significativa. Mi mensaje no es más que que debemos amarnos unos a otros. «

Amor por Mostafa ‘Moz’ Azimitabar

Otro músico es Kazem Kazemi. Este músico kurdo toca metal con su guitarra eléctrica. Kazem huyó de Irán precisamente por su música. Hasta ahora ha escrito seis canciones de pop y una de rock, y espera tener la oportunidad de grabarlas algún día. Cuando le pregunto sobre su vida en Irán y por qué huyó, responde: “Me encanta el metal. Toda mi vida se puede resumir de esta manera: este estilo de música me ha catapultado al otro lado del mundo. El metal está prohibido en Irán y ha sido conducido a la clandestinidad. Siempre tocaba música con estrés y miedo, estaba socialmente condenado al ostracismo porque, según el gobierno religioso iraní, el metal es un culto a Satanás. Esta música es una forma de protesta y debido a la emoción involucrada, tiene el potencial de desafiar todas las formas de autoridad. Se opone al racismo o las estructuras políticas; por esta razón, el gobierno le tiene terror. Antes de que Kazem fuera trasladado a Australia, se le negó el acceso a una guitarra eléctrica debido a sus cuerdas de metal. Por el momento, se encuentra detenido indefinidamente en un hotel de Brisbane.

Cuando pienso en las historias de Farhad, Mostafa y Kazem, lo que me viene a la mente es la tragedia, pero también es importante reconocer que para ellos, tocar música es quizás el acto más radical contra la violencia de la prisión y el sistema en su conjunto. , una resistencia que se manifiesta de diferentes formas. No son seres humanos pasivos, los temas que expresan son formas de desafío. No solo tocan sus guitarras, su música es esencialmente un acto político. Para ellos, la música es el lenguaje con el que pueden luchar por sus derechos humanos, derechos humanos que han sido violados. La música es el lenguaje con el que pueden determinar su personalidad frente a un sistema que pretende controlarlos. Sus obras son medios para afirmar su identidad y su existencia; expresan su independencia e individualidad. Gracias a esta forma de resistencia musical, pueden sobrevivir.

La imagen que describí al comienzo de esta pieza, la confiscación de la guitarra de Farhad por los guardias, es surrealista; el sistema que gobierna el campo de prisioneros es la fuente de mucha violencia física y mental y el sistema ve la música y el arte como instrumentos con los que los presos pueden practicar la violencia. Pero, de hecho, para los refugiados, la música es liberación y vida. Este sistema de detención va en contra de todas las formas de vida; durante esos años claramente trató de confiscar o restringir, por cualquier motivo, sus posesiones, en este caso una guitarra.

Nunca olvidaré ese último momento, se desarrolló como la escena de un drama. El día que Moz fue trasladado a Australia, me besó en sus brazos. Dio unos pasos, bailó un momento, abrió los brazos y recitó un poema de Ahmad Shamlou… luego se fue.

«Un día encontraremos nuestras palomas … y la compasión tomará la belleza de la mano … y anhelo este día … aunque no sobreviva para ver ese día».

• Behrouz Boochani es escritora, periodista, profesora asociada en la UNSW y ex refugiada en Manus.

• Traducido por Omid Tofighian, orador galardonado, investigador y defensor de la comunidad. Es profesor en la Escuela de Artes y Medios de la Universidad de Nueva Gales del Sur e investigador asociado honorario en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Sydney. Es el traductor del libro de Behrouz Boochani No Friend But the Mountains: Writing From Manus Prison (Picador 2018)

Deja un comentario