‘Carrera contra el tiempo’: la nueva ley pone a los niños somalíes en riesgo de matrimonio | Desarrollo global

Fardowsa Salat Mohamed tenía 15 años cuando su primo pidió a sus padres su mano en matrimonio. Su padre no dudó en decir que sí. Cuando Mohamed se opuso, su padre le pidió que eligiera entre «una maldición y una bendición».

“No fue una elección para mí, básicamente fui forzada”, dice. «Ninguna chica elegiría ser maldecida por sus padres, así que tuve que aceptar el matrimonio»

Mohamed, de la ciudad de Baidoa, en el centro-sur de Somalia, estaba en la escuela y soñaba con convertirse en médico. Tuvo que renunciar a todo y convertirse en esposa. Tres años después, Mohamed se divorció y tuvo dos hijos. Está de vuelta en la casa de sus padres.

Según las últimas cifras del gobierno, el 34% de las niñas somalíes se casan antes de los 18 años y el 16% de ellas antes de los 15 años.

Si bien los niños se casan por diferentes razones, como el beneficio económico de una dote, y se ha informado de un aumento en los casos de matrimonio infantil durante la pandemia de coronavirus, el matrimonio precoz está arraigado en la cultura. Somalí. Un viejo refrán somalí dice: «Gabadh ama dios hakaaga jirto ama trapo gunti,Lo que se traduce vagamente como «una chica debe estar casada o en una tumba».

El matrimonio de menores de 18 años no es ilegal, aunque la constitución de Somalia lo prohíbe y el país ha firmado varios tratados internacionales que prometen abordarlo. En julio de 2014, el gobierno firmó una carta en la que se comprometía a poner fin al matrimonio infantil para 2020. Pero en agosto, el parlamento somalí presentó un controvertido proyecto de ley que permitiría a un niño casarse una vez logrado. pubertad, que puede significar 10 años. El proyecto de ley sobre delitos de relaciones sexuales también permitiría el matrimonio si los padres consintieran. La ONU ha calificado el proyecto de ley como «profundamente defectuoso».

El nuevo proyecto de ley fue objeto de fuertes críticas después de que los parlamentarios se dieron cuenta de que era diferente de un proyecto de ley sobre delitos sexuales aprobado por unanimidad en 2018 por los ministros pero no promulgado, que buscaba prevenir matrimonio infantil y, de hecho, tipifican como delito una amplia gama de delitos sexuales.

El año pasado, el presidente de la Cámara envió el proyecto de ley, que ha estado en desarrollo desde 2013, de regreso al gabinete para buscar cambios. Permaneció inactivo hasta hace dos semanas, cuando se introdujo una nueva versión con un nuevo nombre: el proyecto de ley sobre delitos de relaciones sexuales.

«Esto es totalmente inaceptable», dijo Sahra Omar Ma’alin, miembro del comité de derechos humanos del parlamento. “Necesitamos proteger los derechos de nuestros niños. Le pedimos al vicepresidente que nos devolviera el proyecto de ley original, en el que habíamos estado trabajando durante tantos años. Fue un documento tan completo que ofrece a las mujeres la dignidad y la protección que merecen.

La actual inestabilidad política de Somalia y las próximas elecciones generales dificultan que Ma’alin y las organizaciones de la sociedad civil sigan presionando por los derechos humanos.

El país ahora está gobernado por un gobierno interino después de que el primer ministro Hassan Ali Khaire fuera derrocado en un voto de censura en julio.

«Es una carrera contrarreloj, porque el mandato del parlamento terminará en unos meses», dijo Ma’alin. “El destino de nuestros hijos está politizado. Algunos políticos están utilizando el proyecto de ley como herramienta de campaña. Intentaron proceder con la votación de la misma manera que solían acusar al ex primer ministro, en un debate de solo siete minutos, pero nunca permitiremos que eso suceda.

Una niña somalí asiste a una clase en una escuela improvisada en un campo de refugiados en Mogadiscio.
Una niña somalí asiste a una clase en una escuela improvisada en un campo de refugiados en Mogadiscio. Fotografía: Mohamed Abdiwahab / AFP / Getty Images

En 2015, Somalia ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño, que la ONU calificó como un logro significativo para los 6,5 millones de niños del país.

“Este es un hecho impactante, dado que 2015 fue un momento decisivo para Somalia”, dijo Brendan Ross, director de protección infantil de Unicef ​​Somalia.

“Unicef ​​ha apoyado al gobierno somalí en la domesticación de esta convención. Ver un proyecto de ley que permita a las jóvenes casarse una vez que sean «sexualmente capaces» es increíble en 2020. Ciertamente nos oponemos a eso y la ONU está unida en esto. «

Mohamed tardó cinco meses en convencer a sus padres de que le permitieran divorciarse. Su ex marido era adicto a masticar khat, la hoja estimulante común en África Oriental.

“Gastaría el poco dinero que obtiene en khat en lugar de comprar leche para nuestros niños hambrientos”, dijo. “Aprovechó el apoyo que tenía de mi familia. Pero fui implacable y seguí exigiendo hasta que finalmente me sentí aliviado.

Aunque sus padres le han dado la bienvenida a su hogar, Mohamed debe mantener a sus hijos. No hay mucho que su padre pueda hacer, ya que está luchando por poner comida en la mesa para sus otros 10 hijos y sus dos esposas.

Mohamed ahora se gana la vida vendiendo té en las calles, soportando el estigma asociado con ser madre soltera. “Mis prioridades en la vida han cambiado. Mi misión principal ahora es construir un futuro mejor para mis hijos para que nunca pasen por lo que yo pasé.

Deja un comentario