Puertorriqueños exigen respuestas ante la falta de papeletas que provocan demoras en las primarias | Puerto Rico

Los puertorriqueños exigieron respuestas el lunes después de que unas primarias fallidas obligaron a los funcionarios a posponer la votación en centros sin boletas, una medida sin precedentes que asestó un golpe a la democracia en Estados Unidos.

La comisión electoral de la isla se ha mantenido en silencio mientras la ira y la vergüenza se extendían por Puerto Rico un día después de que a cientos de votantes se les negaran los centros de detención que, por razones desconocidas, recibieron boletas. Horas tarde o nunca las recibí.

Era la primera vez que se detenían las primarias y muchos temían que afectarían la confianza de los puertorriqueños en su gobierno y podrían afectar el resultado de las próximas elecciones generales de noviembre en una isla con una participación electoral de casi 70%.

«Esta cicatriz nunca saldrá de Puerto Rico», dijo el analista político Domingo Emanuelli. «Fue un atraco a la democracia del país».

El lunes, Carlos Méndez, presidente de la Cámara de Representantes de la isla, exigió que la comisión publique los resultados de casi 60 de 110 distritos electorales donde se realizó la votación el domingo.

La gobernadora Wanda Vázquez y otros funcionarios de los dos principales partidos de Puerto Rico también pidieron la renuncia de Juan Ernesto Dávila, presidente de la comisión electoral. Se negó a comentar a través de un portavoz, pero le dijo a la estación de radio NotiUno que dimitiría una vez que terminaran las primarias, diciendo que sería irresponsable dimitir antes de eso.

Mientras tanto, las preguntas sobre por qué Puerto Rico estaba celebrando una primaria si las boletas no estaban disponibles y cómo nadie podría saber sobre el tema hasta que fuera demasiado tarde quedaron sin respuesta. .

Los funcionarios de la comisión electoral del Partido Nuevo Progresista pro-estatal y del principal partido de oposición Democrática Popular no devolvieron llamadas o mensajes para hacer comentarios.

La primaria es una de las carreras más vistas en la historia de la isla, ya que enfrenta a dos candidatos que fueron suplentes luego de los disturbios políticos del año pasado. Vázquez se enfrenta a Pedro Pierluisi, quien representó a Puerto Rico en el Congreso de 2009 a 2017.

Pierluisi se desempeñó brevemente como gobernador después de que el gobernador Ricardo Rosselló renunciara en agosto de 2019 luego de protestas callejeras generalizadas por conversaciones groseras filtradas y corrupción gubernamental. Pero la Corte Suprema de Puerto Rico dictaminó que Vázquez, entonces secretario de justicia, era el siguiente constitucionalmente porque no había secretario de estado.

Mientras tanto, el principal Partido de Oposición Popular Democrática, que apoya el actual estatus político de Puerto Rico como territorio estadounidense, está llevando a cabo una primaria por primera vez en 82 años de historia. Tres personas compiten por la gobernación: la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, conocida por sus reuniones públicas con Donald Trump luego de la devastación del huracán María; El senador puertorriqueño Eduardo Bhatia; y Carlos Delgado, alcalde de la ciudad costera noroccidental de Isabela.

Con otra primaria programada para el 16 de agosto, algunos esperan que las demandas y las lagunas legales interrumpan potencialmente esos planes.

Al menos un votante presentó una denuncia contra la comisión y los funcionarios electorales de los dos partidos principales el domingo por la noche a través de la American Civil Liberties Union. Pierluisi también presentó una demanda contra la comisión y los dos funcionarios, rechazando su decisión de celebrar otra primaria el próximo domingo.

Deja un comentario