Gran Bretaña se queda atrás en las negociaciones del Brexit, dice Michel Barnier | Política

Michel Barnier insinuó que el Reino Unido estaba retrasado en las discusiones sobre las futuras relaciones comerciales y de seguridad con la UE.

El reclamo del jefe negociador del bloque en una conferencia de prensa virtual al final de una semana difícil de discusiones por videoconferencia fue rechazado rápidamente por el gobierno.

Un portavoz británico, por el contrario, cuestionó abiertamente el valor del acuerdo propuesto por Bruselas en comparación con un resultado sin acuerdo.

«Lamentamos que los detalles de la oferta comercial de mercancías de la UE estén muy por debajo del precedente reciente de sus acuerdos de libre comercio con otros países soberanos», dijo el portavoz. discurso «Esto reduce drásticamente el valor práctico de aspirar a un arancel cero y una cuota cero que ambos compartimos».

Después de cinco días de discusiones por videoconferencia, involucrando a un total de 100 funcionarios, las perspectivas de un acuerdo para fin de año parecían distantes, las dos partes habían abandonado las negociaciones para atacarse mutuamente.

Barnier parecía estar exasperado por el equipo británico, liderado por David Frost, quien dijo que el Reino Unido abandonaría el mercado único y la unión aduanera con o sin un acuerdo para fin de año.

Acusó al Reino Unido de impedir el progreso en las conversaciones, y agregó que era inaceptable «imponer este breve y breve calendario, y al mismo tiempo no avanzar o avanzar en ciertos asuntos que son importantes para la UE «.

«El Reino Unido no puede negarse a prolongar la transición y, al mismo tiempo, retrasar las discusiones sobre áreas importantes», dijo Barnier.

Cuando se le preguntó si la UE podría pedir una extensión si los británicos no lo hicieron, Barnier respondió que no estaba de un lado ser el «solicitante(Demandante), pero tenía que ser una decisión conjunta de ambas partes antes del 30 de junio, como se establece en el acuerdo de retirada.

«Es demasiado temprano de nuestra parte para expresar una opinión sobre este asunto», dijo Barnier, y agregó que la Comisión Europea evaluaría la situación a principios de junio. La transición puede extenderse a uno o dos años por mutuo acuerdo.

Los dos equipos de negociación solo han liderado la segunda semana completa de conversaciones estructuradas desde que el Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero. Un portavoz del Reino Unido confirmó que «el progreso fue limitado» y criticó el hecho de que la UE no ha reconocido las líneas rojas del gobierno británico. Barnier, a su vez, citó cuatro áreas donde el progreso había sido «decepcionante», incluido un acuerdo para el futuro comercio de bienes.

Barnier dijo que la oferta de la UE de acceso de cuota cero y tarifa cero a su mercado a cambio de cumplir con las normas sociales, ambientales y de ayuda estatal le daría al Reino Unido Acceso sin precedentes al mercado europeo.

Pero dijo que el Reino Unido «no había logrado un compromiso sustantivo sobre este asunto» e incluso había «denunciado» el principio básico de la competencia leal.

«Argumentó que nuestras posiciones están demasiado separadas para llegar a un acuerdo», dijo Barnier. «También denunció la premisa básica de que la interconectividad económica y la proximidad geográfica requieren fuertes garantías».

Refiriéndose a las palabras repetidas a menudo de los negociadores británicos, Barnier señaló la disparidad significativa entre las dos partes.

«Los negociadores británicos siguen diciendo que estamos negociando como iguales soberanos», dijo Barnier. «Es bueno, pero la realidad de las negociaciones es encontrar la mejor relación posible entre un mercado de 66 millones de consumidores en un lado de la cadena y el mercado de 450 millones de consumidores en el otro lado». realidad «.

Barnier agregó que el desarrollo de tales compromisos justos se había acordado como una necesidad «con Boris Johnson en nuestra declaración política conjunta», ratificada en ese momento como el acuerdo de retirada.

Después de 47 años y 30 días, todo había terminado. A las 11 p.m.el 31 de enero de 2020, el Reino Unido se divorció oficialmente de la UE y comenzó a tratar de forjarse un nuevo papel global como nación soberana. Era una unión que tuvo un comienzo difícil y que siguió marcada por las relaciones a veces conflictivas del Reino Unido con sus vecinos.

Brefusal

El presidente francés Charles de Gaulle veta la entrada de Gran Bretaña en la CEE, acusando al Reino Unido de «profunda hostilidad» al proyecto europeo.

Brentry

Sir Edward Heath firmó el tratado de adhesión el año anterior, el Reino Unido ingresa a la CEE en una ceremonia oficial con una concentración de antorchas, funcionarios inclinados y una procesión de líderes políticos, incluidos ex primeros ministros Harold Macmillan y Alec Douglas -Home.
Lisa O’Carroll

Referéndum

El Reino Unido decide permanecer en el mercado común después de que el 67% haya votado «sí». Margaret Thatcher, quien luego se convertiría en la líder del Partido Conservador, hizo campaña para quedarse.

«Devuélvenos nuestro dinero»

Margaret Thatcher negoció el llamado reembolso británico con otros miembros de la UE después de que la «dama de hierro» ingresó al antiguo palacio real francés en Fontainebleau para exigir «nuestro propio dinero» en alegando que por cada £ 2 contribuidos, solo recuperamos £ 1 «a pesar de ser uno de los» tres miembros más pobres «de la comunidad.

Fue una decisión que sembró las semillas del euroescepticismo conservador que luego provocaría el cisma del Brexit dentro del partido.

El discurso de Brujas

Thatcher notificó a la comunidad europea en un momento decisivo en la política europea durante el cual cuestionó los planes expansionistas de Jacques Delors, quien había señalado que el 80% de todas las decisiones sobre política económica y social serían tomadas por la Comunidad Europea dentro de 10 años con un gobierno europeo «naciente». Era un puente demasiado lejos para Thatcher.

Fin de la guerra fria

El colapso del Muro de Berlín y la caída del comunismo en Europa del Este, que más tarde conduciría a la expansión de la UE.

‘No no no’

Las divisiones entre el Reino Unido y la UE se profundizaron con Thatcher diciéndole a los Comunes en un discurso infame que él era «no, no, no» a lo que ella vio como la continua adquisición de Delors. El periódico Sun de Rupert Murdoch refuerza su oposición a Europa con una página de inicio de dos dedos «Up your Delors».

Miércoles negro

Un colapso de la libra obligó al primer ministro John Major y luego al canciller Norman Lamont a retirar al Reino Unido del mecanismo cambiario.

El mercado único

El 1 de enero, los controles y aranceles aduaneros se eliminaron en todo el bloque. Thatcher acogió con beneplácito la visión de un «mercado único sin barreras, visibles o invisibles, que le brinde acceso directo y sin obstáculos al poder adquisitivo de más de 300 millones de personas entre los más ricos y prósperos del mundo».

Tratado de Maastricht

Los rebeldes conservadores votan en contra del tratado que allanó el camino para la creación de la Unión Europea. John Major ganó la votación al día siguiente en una victoria pírrica.

Reparar la relación

Tony Blair corrige la relación. Se adhiere a la carta social y los derechos de los trabajadores.

Ukip

Nigel Farage eligió un eurodiputado e inmediatamente se lanzó a la ofensiva en Bruselas. «Nuestros intereses se satisfacen mejor al no ser miembros de este club», dijo en su discurso inaugural. «El campo de juego nivelado es casi igual que las cubiertas del Titanic después de que golpea un iceberg».

El euro

El canciller Gordon Brown decide que el Reino Unido no se unirá al euro.

La UE se expande para incluir ocho países del antiguo bloque oriental, incluidos Polonia, Hungría y la República Checa.

La UE se está desarrollando nuevamente, permitiendo que Rumanía y Bulgaria se unan al club.

Crisis migratoria

La histeria contra la inmigración parece prevalecer con las referencias a «cucarachas» de Katie Hopkins en el Sol y los titulares de los periódicos sensacionalistas como «¿Cuánto más podemos soportar?» y «Crisis de Calais: envía los perros».

David Cameron regresa con un paquete de reformas.

Referéndum Brexit

Gran Bretaña abandona la UE

En respuesta, un portavoz del Reino Unido dijo que no habría progreso hasta que «la UE abandone su insistencia en imponer condiciones en el Reino Unido que no están incluidas en otros acuerdos Comercio de la UE e ignorar el hecho de que dejamos la UE como un estado independiente «.

Un segundo problema, según Barnier, es la insistencia del Reino Unido de que la relación futura se componga de una serie de acuerdos separados en lugar de un acuerdo único con un acuerdo único para garantizar el respeto de ambas partes.

Una tercera área de «serias dificultades», continuó, es la negativa del Reino Unido a incluir en el futuro tratado que el Reino Unido seguirá siendo signatario del Convenio Europeo de Derechos Humanos o reconocerá papel del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en la protección de los ciudadanos de la UE. datos que circulan entre el bloque y el Reino Unido.

«Esto crea serias limitaciones para nuestra futura sociedad de seguridad», dijo. El Reino Unido dijo que no tendría precedentes que un acuerdo incluya un compromiso de seguir siendo parte del CEDH.

«No hemos progresado en la pesquería», dijo Barnier sobre un cuarto problema problemático. “Sobre este tema esencial, el Reino Unido no ha propuesto un texto legal. No hemos hecho ningún progreso tangible. A pesar de la declaración política que declara que debemos hacer todo lo posible para llegar a un acuerdo en julio. «

Añadió: «La UE no aceptará ninguna asociación económica futura que no incluya una solución equilibrada, sostenible y a largo plazo para la pesca», dijo Barnier. «Debería ser claro como el cristal para el Reino Unido».

El portavoz del Reino Unido advirtió que Bruselas debe aceptar que el statu quo de la política pesquera común no durará, pero que un texto legal que describa el documento británico podría surgir en las próximas semanas para ayudar al progreso.

«El mandato de la UE parece obligarnos a aceptar el mantenimiento de las cuotas actuales acordadas en el marco de la política pesquera común», dijo el portavoz. «Solo podemos avanzar aquí sobre la base de que el Reino Unido tendrá derecho a controlar el acceso a sus aguas a fines de este año». Se espera que las negociaciones continúen el 11 de mayo.

Deja un comentario