Covid-19 nos ofreció la oportunidad de terminar con la violencia de género. Tenemos que tomarlo | Desarrollo global

[ad_1]

La pandemia nos ofrece una oportunidad sin precedentes para tomar medidas innovadoras y combatir el flagelo de la violencia contra las mujeres de manera integral.

Tenemos una ventana única en la que, como familia humana, podemos luchar audazmente contra los males sociales que descubre Covid-19 y repensar y reconstruir nuestro tejido social.

En este proceso de autoexamen, debemos esforzarnos por poner fin a la epidemia mundial de violencia de género tan agresivamente como luchamos contra la pandemia misma.

Las cerraduras revelan lo que muchos de nosotros siempre hemos sabido: nuestros espacios más íntimos, nuestros hogares, no siempre son lugares seguros. La investigación del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) predice que habrá al menos 15 millones más de casos de violencia doméstica en todo el mundo en 2020 por cada tres meses de cierre prolongado.

Se ha revelado una «pandemia dentro de una pandemia» y nos enfrentamos a la horrible realidad de que millones de mujeres y niños, en todos los países, están luchando por su supervivencia no por Covid-19 sino por la brutalidad de los agresores en las cárceles de sus hogares.

Los estudios indican que la violencia doméstica ha aumentado en más del 25% en muchos países como resultado de las medidas locales de refugio.

Las víctimas de abuso enfrentan acceso limitado a servicios de protección durante los períodos de cuarentena. No es ningún secreto que las restricciones pandémicas tienen ramificaciones negativas para adultos y niños que ya viven con una persona abusiva o controladora, y el acceso a los servicios de apoyo es significativamente limitado.

Lo más lamentable es que, si bien la necesidad de apoyo para los sobrevivientes está aumentando, la justicia es difícil de acceder. Los recursos se desvían del sistema de justicia a medidas de salud pública más inmediatas. En todos los países, las líneas directas, los centros de crisis, los refugios, así como la asistencia legal y los servicios sociales esenciales se están reduciendo debido a las medidas de control de infecciones. Muchos tribunales han cerrado.

«La necesidad es la madre de la invención», dice el dicho. Y Covid-19 bien puede ser la partera que necesitamos para dar a luz a un aplanamiento de la curva de violencia de género. Aquí tenemos la oportunidad de revisar por completo los sistemas de justicia penal para abordar la violencia de género.

El informe de ONU Mujeres muestra que los países de Kenia en Trinidad están apoyando los sistemas de justicia para continuar utilizando tecnologías remotas y otras medidas de protección. Algunos tribunales dan prioridad a las órdenes de restricción provisionales u órdenes de manutención infantil. Los tribunales de familia en Australia han acelerado todos los casos de ejecución hipotecaria.

Los países deben financiar innovaciones que promuevan los servicios de justicia a distancia, invertir en servicios de protección especializados, trabajar con el sector privado y crear más canales de acceso a la justicia, incluida la colaboración con paralegales comunitarios e iniciativas de justicia. asistencia legal sin abogado. Ha llegado el momento de abordar la falta de sensibilidad en los procedimientos policiales y judiciales y el apoyo a la rehabilitación de delincuentes y sobrevivientes. Debemos apoyar a los líderes de la justicia mediante la creación de un foro virtual donde los ministros puedan compartir las mejores prácticas y resaltar la urgencia.

Hay muchas iniciativas prácticas impresionantes que están tomando medidas para reducir los peligros que enfrentan las mujeres a manos de sus atacantes. Países como España y Francia han establecido sistemas de alerta de emergencia en supermercados y farmacias para ofrecer asesoramiento y ayuda con la notificación. Canadá mantiene abiertos los refugios y reserva recursos en su factura de socorro, clasificándolos como servicios esenciales. Debido a la necesidad de más refugios, se pagarán 20,000 habitaciones de hotel para sobrevivientes en Francia. La policía en Odisha, India, ha establecido un programa telefónico, en el que los oficiales examinan a las mujeres que han denunciado violencia doméstica antes del cierre patronal. Estos enfoques innovadores deben cruzar las fronteras, adaptarse a los contextos locales y replicarse a escala global.

La innovación y la resistencia de los grupos de justicia de base siguen dándome esperanza en estos tiempos oscuros. También están en primera línea, realizando campañas de concientización sobre los derechos, adaptándose para brindar asesoramiento legal a distancia y asegurando que los grupos desfavorecidos no sean pasados ​​por alto.

A medida que la comunidad global moviliza fondos para la respuesta y la reconstrucción, los fondos para las organizaciones de la sociedad civil deben integrarse desde el principio. El Fondo Fiduciario de Respuesta y Recuperación de Socios Múltiples de las Naciones Unidas para Covid-19 está comprometido a trabajar en asociación con la sociedad civil. Debe actuar y proporcionar financiación rápida y flexible no solo a las iniciativas de salud comunitaria, sino también a los grupos de la sociedad civil.

Otra arma poderosa a nuestra disposición son las redes sociales. Las campañas audaces de promoción y sensibilización deberían convertirse en una característica común en nuestras pantallas de televisión y teléfono.

Hemos tenido la oportunidad de repensar y repensar nuestras sociedades para que sean seguras, dinámicas y justas. Probamos que podemos unirnos como una familia humana unida para luchar de manera integral contra Covid-19; apliquemos un objetivo igualmente completo, vigoroso e implacable a la eliminación de la violencia de género también.

  • Graça Machel es vicepresidenta de la organización mundial de derechos humanos The Elders, fundadora del Graça Machel Trust y defensora internacional de los derechos de las mujeres y los niños.

[ad_2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *